Google PlusFacebookTwitter

Vernos mejor es no criticar ni juzgar

By on Sep 29, 2011 in ley de permitir | 2 comments

Share On GoogleShare On FacebookShare On Twitter

Hola a Todos

Habrán visto que no escribo desde hace algunos días. Simplemente es que cada uno de nosotros toma en un determinado momento una etapa de silencio en este aprendizaje de lo que es la Realidad y la vuelta a casa.

Permanentemente somos bendecidos por lo Divino en nuestra vida, lo que sucede con los acontecimientos diarios es producto de nuestra propia aceptación o no de ello.

Puedo asegurar que estamos recibiendo siempre y que es una ofensa para decirlo de algún modo, no tomar lo que nos pertenece por derecho propio, es una falta de humildad no aceptar la grandeza que nos toca, es rehusar a realizar nuestra condición humana. Nadie se ofende ni es juzgado si queremos seguir estando en la miseria y la enfermedad pero ahora más que antes aseguro que es demencial pretender seguir así.

Desde hace unos cuantos meses estamos diciendo que la Verdad se manifiesta por si misma si la dejamos actuar. Ahora digo que es a través nuestro que lo hace y no permitirlo por falsos conceptos aceptados por educación y condicionamientos aprendidos es un pecado.

No estoy pidiendo que dejemos de trabajar y nos sentemos a esperar que nos entreguen en la puerta de casa una fortuna, estoy diciendo que por el camino que sea aceptemos que los límites auto-impuestos provocan un retraso en la verdadera manifestación de nuestra vida y que es evidente la falta de aceptación de lo Divino en Nosotros. Esa aceptación es tan necesaria como el agua para la vida.

Estos días le dije a alguien y pido autorización para usarlo aquí, que nadie pide permiso para tomar agua en su propia casa. Con nuestra vida sucede lo mismo, pedimos permiso para usar lo nuestro como si no lo fuera y esto es por causa de una desvalorización de lo Divino aunque en la mente de muchos parezca lo contrario. Nadie que realmente y con sinceridad reconozca su potestad es capaz de pasar privaciones de ningún tipo.

La prosperidad, la abundancia, la salud, la paz, la sabiduría, la belleza, la armonía y la expansión son propias de nuestra condición humana porque somos manifestación de lo Supremo en cada uno. No vernos así es negar nuestra autentica versión y ya que no existe otra, nos negamos como humanos.

Es mi intención remover en cada uno esa visión desvastada por los sentidos de que estamos para sufrir cualquiera sea el motivo. Esta visión desaparece en cuanto dejamos entrar en nosotros la Realidad de Quienes Somos.

Cada uno tiene el derecho de aceptarse como quiera, pero solo digo que hay una sola y verdadera visión y es la de la Grandeza que nos toca por ser Hijos del mismo Padre.

Aquí no hay preferidos ni no preferidos, cada uno es el aceptor de esta idea y digo también que es experiencia pura e individual en la que cada uno deja ser en su interior lo que escoja para su vida.

La Paz es tan posible y al alcance de la mano que cuando logramos nuestra calma nos preguntamos como es que no lo vimos antes.

Cuando decidimos sinceramente Ser lo que decidimos Ser, por añadidura llegan los reales conceptos de lo que significa cada cosa. En este camino, la abundancia no solo es monetaria, también lo es la sabiduría, la prosperidad no solo se refiere a un buen negocio, también lo es respecto a la humanidad entera.

Llegado el momento, nos damos cuenta que toda nuestra vida es un jardín del Edén, todo perfecto y en armonía. Pero puede pasar que no lo veamos así, que lo percibamos como algo contrario a lo que estamos diciendo, pues es aquí donde debemos prestar atención. Cuando algo malo o no agradable sucede o las manifestaciones que pretendemos no se dan  como queremos o simplemente no se dan, no echemos la culpa a nadie. Si somos capaces de hacer esto, no culpar, no juzgar, no criticar y seguir permaneciendo en nuestro estado de conciencia y aceptarlo para elevarlo aún más, entonces sabremos que estamos por el buen camino. Aunque parezca poco, dejar de criticarnos y juzgarnos y hacerlo también hacia los demás, abre una puerta que luego no se cierra jamás cuando concientemente ya es parte de nuestra vida.

Esta pauta que dice dejar de criticarnos y juzgarnos florece luego en una verdadera entrega y entrega significa dar y dar en primera instancia es ofrecer todo a lo Supremo.

Limpiar significa entrega

Sanar es entrega

Entregar es en definitiva dar lo nuestro a la Divinidad para que sea devuelto en lo que realmente Es.

Gracias a Todos

Juntos con Amor Divino

kravetzv@gmail.com

Victor

  • Cast_5550

    Jorge Castellanos:
    Es muy cierto lo que dices y escribes. No juzgar ni criticar te da GRANDEZA. Y más aún cuando te das cuenta que provienes de un Ser Divino, manifiestas tu hunildad. Pero también te das cuenta que tienes derecho a la Prosperidad, la Abundancia, la Salud, la Sabiduría, la Paz, la Armonía, la Felicidad, la Plenitud.
    Gracias por este artículo de mucha sabiduría.
    ¡Hoy decido ser feliz!

  • sonia

    Simplemente, magnifico!!
    Muchas gracias.

Google+