Google PlusFacebookTwitter

Ver y observar

By on Ene 12, 2011 in ley de permitir | 0 comments

Share On GoogleShare On FacebookShare On Twitter

Lo que se observa y lo que se ve.

Hola a Todos

Al estar inmersos en este mundo al que le damos valor de única verdad, lo que observamos no es lo mismo que lo que vemos. ¡Podríamos observar sin estar viendo! y atención con esto. He podido comprobar que cuando veo realmente, el Universo de percepción no es el mismo.

Estamos acostumbrados, diría condicionados a observar sin ver; en la mismísima oscuridad, hasta la luz de la luna alumbra, pero para que sea de día hace falta el sol.

¿Que es lo que hace falta para ver sin observar? En este contexto, la observación distrae, quita el foco de la atención, nubla los sentidos, es engañosa y debido a esto, tomamos como valedero lo falso y cuestionable lo verdadero. ¿Se entiende? ¿Podemos observar nuestra conexión con el Todo?, ¿Observamos que todos somos Uno? Observando, ¿tenemos la capacidad de darnos cuenta de nuestro valor intrínseco? ¿Observamos el Yo Soy sin cualidades?, cuándo decimos que nos miramos hacia adentro, a nosotros mismos, no estamos observando, porque eso es pensar en cualquier cosa a la que podamos otorgarle algún valor, en cambio cuando Vemos, lo hacemos desde una perspectiva totalmente distinta, vemos nuestra conexión, nos vemos siendo Uno, somos el Yo Soy y aquí entra el silencio porque no podemos explicar con palabras lo que se ve; tan solo podemos dar una aproximación que nunca es totalmente real debido a que nuestras palabras solo pueden transmitir lo observado, las palabras son símbolos que expresan algo que queremos que alguien entienda y la Verdad no es explicable con estos símbolos. Debido a esto, es que cada uno debe realizar su propia experiencia, debe poder Ver por Si mismo.

En un escrito anterior dije algo sobre el silencio. Ahora podremos entender mejor lo que quise expresar. Cuando hacemos silencio estamos en condiciones de ver. Veamos el por que: Estar en silencio equivale a no dejarnos llevar desmedidamente por todo lo que nos rodea, dejamos que las cosas sucedan sin intervenir, porque no las estamos observando, las estamos viendo; dicho de otra manera el silencio y la visión van de la mano. En este estado, meditativo si quieren llamarlo, nos conectamos de alguna manera con nuestro Yo inmutable. En la vida diaria se refleja como el hablar  correcto partiendo de pensamientos correctos porque son el fluir directo de la Conciencia Superior; de aquí que la observación pierde valor al no necesitar calificativos para lo que se ve. Las situaciones de la vida son aceptadas con responsabilidad por saberse partícipe de ellas.

Si yo quiero observar la belleza de una flor, lo que estoy realmente haciendo es establecer un juicio de valor hacia esa flor, en general comparándola con otra que está en mi memoria, en mi pasado, es parte de mi vida, pero… puedo ver esa flor, disfrutar de su belleza sin un punto de referencia, sin apelar a la memoria, en silencio como parte de mi ser que es el Ser en expansión permanente, en crecimiento. Entonces ya no es disfrutar la belleza de esa flor, es ser partícipe de la grandiosidad del Universo que se expresa, es saborear un nuevo gusto, es Ver.

Gracias a Todos

Juntos con Amor Divino

Victor

Google+