Google PlusFacebookTwitter

Una lección acerca de el fracaso

By on Jul 4, 2012 in ley de permitir | 0 comments

Share On GoogleShare On FacebookShare On Twitter

Hola de nuevo,

3 veces en una semana que escribo, creo que es nuevo record.

Hoy quiero contar otra experiencia en donde el fracaso aparente no siempre lo es.

hace ya unos años yo participe en un psicodrama.

Psicodrama, para los que no lo conocen, es una técnica teatral en donde se exponen situaciones emocionales difíciles y se le permite al publico interactuar y participar teniendo así una experiencia completa en donde hay mucha improvisación.

En un ensayo en particular, una de las participantes salió muy afectada por una de las escenas, y se puso a llorar de forma en que casi parecía hecha bolita en frente de todos, esto cabe mencionar era real.

En una ocasión en donde una escena me había aparentemente afectado a mi el director de grupo hizo que todo el grupo me de un abrazo (grupal – valga la redundancia) y eso me hizo sentir muy bien.

Así que tuve la idea de hacer lo mismo en este caso… y cuando todos nos juntamos en el abrazo la joven salió corriendo y todos me empezaron a criticar de lo mala que fue mi idea.

No sobra decir lo mal que me sentí, para mi es muy importante siempre hacer sentir a los demás, mi talón de Aquiles siempre ha sido la aceptación de los demás, y en ese momento sentí que me quería morir.  Como bien saben los grupos pueden ser muy crueles cuando se unen.

Ratos después, ya habiendo pasado un rato y yo sintiéndome muy mal por mi enorme fracaso doble (mala decisión y no logre hacer que la joven se sienta bien) y sintiéndome muy rechazado por el grupo, cuando nadie estaba viendo ni prestando atención a lo que pasaba a mi alrededor, inesperadamente la joven se me acerco, me dio un beso en el cachete y me dijo “gracias”.

Bueno, los sentimientos mixtos aun los puedo sentir ahora, por un lado el rechazo, la frustración y por otro la felicidad y la frustración (de nuevo) de que lo que hice si sirvió pero NADIE era testigo de que si fue bueno lo que hice…

No tuve la necesidad (o no veía necesario) en aquel entonces aclarar con nadie que en efecto lo que hice ayudo, todos se quedaron con su idea y percepción (que realmente es solo lo que yo imagino) de mi y de mi fracaso, y yo me quede con el conocimiento de que realmente ayude a alguien.

Cual fue la lección para mi?

1. Que si siento que puedo hacer algo para ayudar a alguien  – lo haga, y no fijarme en la reacción de la persona.

2. Que lo que opinen los demás esta demás (gracias mecano por estas grandes palabras).

3. Que no tengo que buscar la aceptación de los demás, que no necesito que se enteren de lo que hago bien o mal, que realmente la opinión de la única persona que importa acerca de mí es la mía.

 

Cuando se actúa con el corazón uno no se puede equivocar.

PERO SI HAY QUE ENTENDER que no puede forzarse ante nadie.

 

Juntos con Amor Divino

Nathan

Google+