Google PlusFacebookTwitter

Un poquito más para hacer

By on Dic 10, 2011 in ley de permitir | 0 comments

Share On GoogleShare On FacebookShare On Twitter

Hola a Todos

En este momento estoy preparado para decirles algunas de las tantas cosas que he aprendido a decir y que forman parte de mi experiencia y que además vuelco a Todos como un servicio a mi mismo y a los demás.

En la publicación anterior, desafié a que por una semana podamos vivir sin críticas ni juzgamientos a nada ni a nadie las 24 hs del día.

Si me permiten, quisiera agregar algo más: que por el mismo lapso de tiempo podamos ser capaces de sentir amor y respeto por todo y por todos, sin discriminación de ningún tipo. Debemos sentirnos como el agua de un manantial del que todos pueden beber.

Cuando decimos Todos, nos estamos refiriendo incluso a quien nos molesta.

Desde ya que no estoy obligando a nadie a que haga lo que digo, esto es puro estado de  conciencia, voluntad, osadía y respeto por uno mismo.

Hoy justamente, hablando de este tema dije que si a un grupo de personas les pedimos que hablen entre ellas pero evitando el juicio, la crítica y el chisme; no sabrían de que hablar, es más, no podrían hablar.

Yo pregunto ¿En que nos beneficiamos cuando alzamos la espada de la justicia humana o cuando decidimos criticar?

¿De que tema podríamos hablar que no sea solo lo que nos sucede a diario?

Lo que llamamos experiencia diaria está dada por nuestro momento de estado de conciencia, de tal manera que tiene de real lo que podamos percibir y nadad más; esto solo demuestra cuan poco real es porque de verdad, la Realidad no cambia, la Verdad no cambia, la Divinidad no cambia, pero se expande y expandirse no significa cambiar. Nosotros sí podemos percibir un cambio que se transforma en Victoria cuando avanzamos por sobre nuestro yo individual y comenzamos a ser tan abarcativos que la idea de expansión toma forma y al tomar forma, la vida que antes veíamos como real deja de serlo.

La idea de justicia humana, proviene de la Justicia Divina, con la diferencia que la primera yerra y la segunda, no. ¿Entonces porque juzgar? Cuanta más atención a lo cotidiano le prestemos, más nos distraemos de lo Verdadero. Cualquier tiempo entregado a nuestra vida personal sin tener en cuenta nuestra vida Unificada es Energía que hemos calificado de manera distinta a lo que realmente Es.

La crítica es una manera de juzgar que, no viendo en el otro lo que de nosotros tiene, lo creemos distinto y ahí se aferra nuestro deseo de separación. Es como el enfermo que se enferma para sentirse distinto y así lo logra. Así como la enfermedad nos separa del resto, la crítica también lo hace haciéndonos ver como distintos. Nada tenemos que criticar, ni nada tenemos que juzgar porque bastante tenemos con nuestra vida para meternos en asuntos de otros que ni siquiera entendemos ni conocemos, además de desocuparnos de nosotros que bastante falta nos hace ocuparnos.

Ocuparse de uno mismo es un paso gigante porque en el reconocimiento de quienes verdaderamente somos, podemos obrar.

A esta altura de los acontecimientos, cada palabra ya posee un valor muy alto cuando la pronunciamos, pero también cuando la pensamos.

Me preguntaron si no me enojo, conteste que no me guardo nada. La retención de un sentimiento negativo es muy mala, la represión del mismo sentimiento es peor. Retener y reprimir es propio de la esclavitud. El control de uno mismo o auto-control, si pasa por la represión del sentimiento no es control, liberarlo es la solución y así cada vez que aparezca uno, liberarlo hasta que ya no tenga cabida en nuestro mundo.

En mi experiencia, soltar, liberar o sanar es casi lo mismo, lo único que Yo digo es que seamos sinceros. Soy osado y no tengo vergüenza, ¿Por qué tenerla? He entregado mi vida a quien Sabe hacer las cosas por propia naturaleza, ¿Por qué temer?

Escribo esto sin miedo porque Yo Estoy escribiendo y la finalidad es el bien general y cuanto mayor sea, mejor. Tenemos una tarea en el mundo y eso debería bastar para tenernos bastante ocupados.

Me preguntaron ¿que era disfrutar para mí?, les respondí: tengan una moto y salgan a la ruta con migo, sientan el placer del viento abrazando nuestro cuerpo, sientan los aromas que se profundizan tanto que embriagan, sientan la libertad que se palpa a cada instante.

Sientan, mediten, obren desde lo alto, permanezcan en lo Divino y si no pueden hacerlo entonces que ese sea su deseo; porque el mío es que cada uno pueda abrazar Realmentela Vida.

Gracias a Todos

Juntos con Amor Divino

Victor

[email protected]

 

Google+