Google PlusFacebookTwitter

Palabras

By on Sep 10, 2011 in ley de permitir | 4 comments

Share On GoogleShare On FacebookShare On Twitter

Hola a Todos

Quisiera hoy que comentemos algo de lo que significan las palabras y su uso según mi propia experiencia.

Como habrán podido observar, hace algunos días que no escribo, esto se debe a que me tomé un lapso de silencio para incorporar algunas cosas nuevas; porque como ya hemos dicho, somos tanto alumnos como maestros.

Volviendo al tema que nos ocupa esta vez, insisto en el uso adecuado del idioma, no tanto para hablar bien sino como un mecanismo que nos permite exteriorizar nuestras intenciones con sabiduría y seguridad.

Sabemos que cada acto nuestro tiene como antesala un pensamiento y que ese pensamiento es el que luego toma forma en el exterior según nuestro estado de  conciencia y nuestra capacidad de asimilación de la responsabilidad que nos toca. Sabemos también que los pensamientos son producto de nuestra mente que puede o no estar controlada sea para nuestro beneficio o no. Este es el punto del que quiero hablar y hacer énfasis en esto pues como hago siempre, lo digo por experiencia porque es la única manera real de conocer.

Cuando me refiero a las palabras estoy indicando su uso tanto hablado como escrito, de cualquier manera es un símbolo de alto valor si lo usamos bien. De lo contrario es preferible hacer silencio.

El acto de hablar o escribir lleva consigo un hecho conciente. Este hablar o escribir a conciencia significa que cada una de nuestras palabras están cargadas de intención y sentimiento y esto trae como consecuencia su manifestación.

Si estamos permanentemente protestando, criticando, enojados, enjuiciando y demás cositas que sabemos negativas, estamos reclamando para nosotros esas mismas cosas de las que hablamos, conciente o inconcientemente. Por esto llamo a la sabiduría de cada uno en tener cuidado con nuestras expresiones si es que pretendemos una vida plena y feliz. Digamos que antes de hablar cualquier cosa es preferible el silencio. ¿Esto quiere decir que si no somos conscientes de lo que decimos estamos siempre errando el blanco?

Podemos decir que si. Por esto, desde hace mucho que estoy pidiendo que me cuenten todo lo bueno y maravilloso que puedan experimentar en su vida, aunque estén pasando algún momento no tan bueno, es mejor encontrar la forma de expresarlo positivamente. Si digo “no voy a enfermarme nunca más” estoy trayendo la enfermedad a mi vida. Si digo “Yo Soy sano” estoy diciendo solo la absoluta verdad y no hay manera de contradecir esta Ley Universal. Todas nuestras palabras están cargadas de su propia energía y tanto es así que podemos preguntarnos cuanto podemos estar escuchando algo feo sin sentir rechazo. Las llamadas malas palabras que a las abuelas nada les gusta, no son a lo que me estoy refiriendo, muchas veces la sociedad se encargó de indicar cuales son las palabras adecuadas para una persona “educada”. Estas palabras no tienen más que el pobre reflejo de la sociedad a la que pertenecen. Cuando digo hablar bien me estoy refiriendo a las palabras que Solo Digan la Verdad y para esto no hace falta escribir un discurso para luego dirigirnos al público. En cada instante de nuestra vida, si así lo proponemos, podemos hablar correctamente y esto solo significa que cada una de nuestras palabras se refieran a nuestra condición de Ser lo que Somos. Es muy fácil cuando lo hacemos concientemente y a voluntad, de esta manera también entregamos al mundo y al Universo entero esa energía que deviene en bienestar hacia muchos.

No son palabras de consuelo ni de lástima, son palabras que traen al estado de Ser, digamos que aunque la persona pueda no entender en profundidad su significado, una parte de el si lo hace.

Ahora mismo que estoy escribiendo estas palabras, no lo hago con la sola intención de que sean leídas y nada más, hay una parte en cada uno que entiende más allá del idioma y del significado, se dirige al Ser interior que compartimos.

Cuando digo hablar solo la Verdad digo conocer y usar algunos términos que nos remiten inmediatamente a nuestro verdadero estado. Al principio puede parecer trabajoso, pero eso sería contradictorio porque nada de esto es con esfuerzo ni sacrificio, solo voluntad de saber lo que estamos haciendo aunque no entendamos bien el porque. Después de todo, por lo menos yo, he comprobado tantas veces que no es entendiendo algo lo que me permite acceder a ello, sino la absoluta certeza de que lo que afirmo es verdad y como lo único verdadero es al Divinidad, hablar desde ese lugar solo puede ser verdad. Jamás entendí ni me interesan los hechos y circunstancias que me permitieron tener en lugar de esperar a tener. Solo se que a medida que los hechos se van sucediendo nuestra conciencia se expande, somos Uno con el Todo y diría que casi sin darnos cuenta, de pronto aquello que pretendemos es un hecho por si mismo.

Que nuestras palabras solo reflejen lo Divino en Nosotros que esla Divinidad misma, seamos portadores de bienaventuranza hacia la mismísima humanidad. Este es un gran servicio.

 

Gracias a Todos

Juntos con Amor Divino

kravetzv@gmail.com

Victor

 

  • IVONNE ROSALBA REYES DAVIS

    muchas gracias por su ayuda para comprender lo poderosa que es nuestra mente
    y por guiarnos a  lograr todo lo que nos proponemos, y por las sencillas explicaciones de ley de permitir.  mil bendiciones      IVONNE REYES   D.F.

  • bernardita

    gracias nathan por tus palabras muí cierto muchas beses no nos damos cuenta de nuestras palabras que lanzamos o la critica hacia los demás eso lo estoy trabajando  yo me cuesta pero lo estoy haciendo por lo menos estoy consciente de eso gracias nathan por compartir tu conocimiento soi tu admiradora de chiloe chile

  • victor

    Gracias a Ti. 
    Cualquiera de las explicaciones que damos están cargadas de sencillez y armonía. ¿Quien aseguró que es difícil que comprendamos?
    Mil gracias
    Victor

  • victor

    Bernardita.
    Me gustaría decirte que no estás “por lo menos consciente de eso”. Cualquier estado de nuestra conciencia que nos permita acercarnos a la Verdad, no es por lo menos eso, es “Eso” sin el por lo menos. Tiene tanto valor que es muy común que el intelecto le niegue importancia basándose en aquello aprendido de que digamos despacito y casi con vergüenza que Somos. Dilo sin temor y con valentía. 
    Gracias a Ti
    Victor 

Google+