Google PlusFacebookTwitter

Nuevamente

By on Ene 30, 2011 in ley de permitir | 2 comments

Share On GoogleShare On FacebookShare On Twitter

Hola a Todos

Algún tiempo sin comunicarnos, en silencio como fue dicho.

¿Por que el silencio?, ¿que hice en estos días de silencio?, digámoslo de esta manera: estuve en ayunas; pero como todo proceso interno, el ayuno es para el que observa solamente, para el que ve tal ayuno es relativo.

En esta relatividad, hubo un pensamiento que trajo lo que debía traer, vino hacia mi solo en el momento justo, solo cuando pude ver lo que debía ver, no puse tiempos ni excusas, solamente estuve dispuesto a recibir y eso fue lo que paso.

En algún otro mensaje hemos hablado de las palabras. Hemos comentado que si queremos explicar La Verdad no lo lograríamos, esto es así porque nuestras palabras están supeditadas a las cualidades, lo bueno, lo malo, lo lindo y lo feo; el principio y el fin. También hemos hablado de las preguntas. Las preguntas nos llevan irremediablemente a una respuesta que puede ser falsa o verdadera, así opera nuestra mente, cataloga, mide, compara, es temporal y memoriosa. Entonces… me pregunté y me hable, lo hice para ver hasta donde llegaba, para ver en mi mismo lo que quería ver, porque verlo en otros me resultaba fácil y la respuesta no me llenaba de nada, me llevaba por los caminos de las cualidades, de las críticas, de la cosa juzgada.

Ante esta situación, “de pronto”, comencé a alejarme de este camino, no tomé ninguno, me dejé llevar y lo que apareció fue algo inconmensurable, todo se transforma cuando incorporamos sin proponérnoslo, con solo permitirlo, la más grande idea que cada uno puede percibir y en mi caso fue la del “Amor”. De alguna manera recibí lo que estaba pidiendo. Entonces comencé a decir la palabra amor sin restricciones de ningún tipo; no a los demás, a mi mismo y el Universo se abrió para ser visto. Mis pensamientos llegaban, pero no eran lo mismo, había algo distinto, algo los cambió por otra sensación,  había autoridad en lo que me decían, sabía que no era falso y al mismo tiempo no podía darles cualidades, empecé a sentir que no toleraba otra sensación, es como si hubiera subido un escalón,  podía ver más allá y la sola idea de volver al escalón anterior me resultaba raro, tuve ganas de decirle a todos que vean lo que Yo veo. Amor, no voy a explicar lo que es porque no puedo, pero si puedo decir que si todos viéramos al mundo incluido uno mismo con Amor, las cosas serían completamente distintas.

Me Amo, me respeto, me libero, suelto pensamientos negativos, no soy mezquino conmigo, no me abandono, no me considero el hacedor, no me califico, no agrego adjetivos al Yo Soy, pronuncio la palabra amor cuantas veces puedo, estoy cada día más atento a lo que la vida me muestra, no comparo, no cuestiono, hago teatro en mi vida diaria, no considero real todo lo que observo, recibo lo bueno con gratitud, lo malo no existe en el Universo, es solo una versión ilusoria para el que prefiere culpar a hacerse cargo, no juzgo, me lleno auto-confianza, de seguridad.

Y, ¿Por qué pasó esto?, porque primero di, no vamos a recibir si no damos primero, no vamos a ver si no damos primero, no vamos a Ser si no damos primero. El servicio, el Dar si tiene como meta el cumplir con un requisito social, no es ni dar ni servicio, solo cuando estemos en la actitud de hacerlo, es que nos vamos a dar cuenta de que lo estamos haciendo y este es un paso grande hacia la Libertad, porque hay que ser libre para Dar, libre como el que sabe que todo lo tiene.

Gracias a Todos

Juntos con Amor Divino

Victor

  • Ricardo

    muy bueno Victor!

  • Anónimo

    Victor, excelente… solo un comentario, lo bueno se recibe y se bendice a Dios… lo malo se recibe y se bendice a Dios. TODO es lo mismo, y en todo caso hay que bendecir a Dios.
    y lo bueno y lo malo solo esta en la palabra… en el juicio.
    Solo hay abundancia donde no hay pobreza.
    Solo hay bondad donde no hay …. juicio
    Juntos con Amor Divino
    Nathan

Google+