Google PlusFacebookTwitter

Nuestra vida

By on Jun 26, 2011 in ley de permitir | 1 comment

Share On GoogleShare On FacebookShare On Twitter

Hola a Todos

Nuestra vida, poblada de imágenes y creencias de lo que somos, nos debe llevar al más elevado estado de conciencia que podamos, sin importar la opinión de nuestra capacidad para ello.

Hagamos de nuestro mundo el mundo en el que es posible vivir y cuyo fin sea retornar a La Fuente de Divinidad de la que somos parte. Esto es posible si lo proponemos en el día a día, si en el mismo instante de pedir sanar nuestros pensamientos logramos aunar en una sola imagen al Universo entero; no importa como imaginamos este Universo, lo importante es lograr esa idea de unidad, de completud, de puro Amor.

Nuestra capacidad es ilimitada y nuestro intelecto nos va a ayudar si así lo proponemos. Así como un padre justo otorga según su criterio de justicia, nosotros sabiéndonos a imagen del Padre, podemos hacer exactamente lo mismo. Esta justicia de la que hablo no es la del juzgamiento sino todo lo contrario, es la justicia del justo que no ve ni escucha más que a su Padre que es todo Justicia. Entonces ¿Por qué tanta auto-censura?

Para hacer de Nosotros seres libres, la aceptación de nuestras ideas es fundamental. Si las imágenes que percibimos no son de nuestro agrado, aceptémoslas, amémoslas y liberémoslas que cuanto más lugar dejamos libre, más lo llenamos de Plenitud y Paz.

No hay manera más hermosa de sentir Amor que el amor que sentimos al sanar, al liberar y al sentir como nos completa Lo Divino porque así vemos luego al mundo.

Al aceptar nuestra responsabilidad para con el mundo, es la ocupación más elevada que podamos tener la de sanarnos, liberarnos y curarnos que así el Mundo entero se sana, se cura y se libera. Lo demás llega multiplicado.

A medida que nuestra mente deje de estar fraccionada y dividida, el Universo se muestra en su totalidad y nuestra percepción se enfoca en la Unidad. A medida que sanamos, los fraccionamientos que creemos que son reales, van desapareciendo y la Verdad se asoma para que la comencemos a ver.

Hay muchas maneras de lograr un estado tal que nos conceda la posibilidad de vernos un poco mejor. Este estado que nace en nosotros y se resuelve en nosotros, muchas veces se logra utilizando los mismos sentidos que pueden llevarnos al engaño, solo que ahora los usamos a nuestro favor. Solo escucho, veo y hablo lo que represente a la Divinidad. En los tres monos sabios uno tiene tapada la boca, el otro los oídos y el tercero los ojos. Solo hablo, escucho y veo lo Divino, que por ser así, es a Todos a quienes escucho, les hablo y los veo y esto me incluye.

Me Amo con mis defectos porque eso es amar y no solo lo bueno de mí. No reprimo mis enojos, los libero y en cada liberación aparece uno nuevo también para ser liberado y así sano. Aparecen y aparecen y les otorgo el beneficio de la libertad. Es una labor diaria de la que hay que encargarse y a medida que lo hacemos somos más libres, concientes y sanos. En esta labor, nos purificamos de nuestra basura y liberamos al mundo de nuestra basura. Es posible. Solo basta con empezar alguna vez y los resultados unidos al desapego son maravillosos.

Prestémonos atención que luego el juego se torna agradable, no sabemos que mecanismos son los que lo producen, porque eso es propio de lo Superior, pero nos beneficiamos muy pronto y la vida ya deja de ser solo la vida y pasa a ser La Vida que vale la pena vivir. No dejemos ni un minuto de vernos con el estado de conciencia que hemos logrado. Seamos capaces de asumir ese estado y limpiemos de impureza nuestra vida y al mundo.

No deberíamos estar ajenos al mundo ya que somos responsables, entonces ¿Por qué no vivir de acuerdo a lo que sabemos que está bien y nos corresponde?

Negar lo innegable es contradictorio y nos lleva a la confusión. Pensar el bien no es negar lo malo sino dejarlo ir. Actuar en consecuencia es sabiduría. Hacer y no pensar es la Gloria. No pensar significa aceptar nuestros pensamientos y elevarlos al Universo para que los sane entonces no somos nosotros quienes actuamos, sino la mismísima Divinidad de la que formamos parte. Esto no es un recurso para salir del paso y creernos libres, es el camino más audaz para entender nuestra liberación. Es Puro Amor.

Gracias a Todos

Juntos con Amor Divino

[email protected]

Victor

 

 

 

  • Antonio

    Muchas Gracias Victor…
    Como Siempre, es un Excelente Mensaje el que Transmite en este articulo…
    Muchas Gracias…

Google+