Google PlusFacebookTwitter

No seas el que hace; Mi mamá me mima; Agradecimiento

By on Mar 9, 2011 in ley de permitir | 0 comments

Share On GoogleShare On FacebookShare On Twitter

Hola de nuevo,

Hoy se me juntaron los temas.

Comenzare con el “no seas el que hace”.

Cuando yo les escribo para contarles mis logros, no lo hago con el afán de dar a entender que YO LO HAGO, de hecho gran parte de los logros es la falta de interés de mi parte por obtenerlos.

A que me refiero?

Yo hago mis listas (aun sigo siendo mal alumno, no las hago diario) pero lo que escribo en ellas lo doy por hecho (en especial lo del lado izquierdo y lado derecho).  Todo lo que pongo en mi propio universo lo doy por hecho.

Lo que pasa a continuación es que como no le presto más atención, no lo ando persiguiendo ni buscando (esa es la falta de interés), ni me paso horas pensando en qué es lo que tengo que hacer para alcanzarlo o lograrlo o tenerlo… yo solo observo al paso de los dias que las cosas comienzan a darse.

Asi de fácil, asi de sencillo.

Nada más, no preocuparme por nada, no sentir nada cuando algo “negativo” pasa, no “traumarme”, no “reaccionar”

Asi que no soy yo el que hace las cosas, no soy mago, simplemente dejo que se hagan.

 

Mi mamá me mima:

Cual es el proposito de los ejercicios?

El desarrollar un habito de como pensar, de como sentir.

Simplemente eso, no se trata de hacer los ejercicios como perico toda la vida, si no que se trata de hacer esos cambios que se necesitan hacer y una vez hechos las cosas son mucho mas sencillas.

Los ejercicios son la base, es la aceptacion e integracion de los mismos en la vida diaria la que hace la diferencia.

 

Agradecimiento:

Les dejo un email de Victor que me hizo sentir muy bien:

Nathan. Como estás?

Quiero volver a agradecerte y no dejaré nunca de hacerlo. La memoria y el tiempo no tienen sentido para mí, pero Tu actitud desinteresada o no, eso no importa, es un baluarte, un tesoro que hizo de nuestro encuentro un momento santo.

Quizás no estaba en tu conciencia el compartir conmigo como lo hiciste, pero lo hiciste, conociste mis estados de ánimo y mis problemas porque te los confié y los respetaste. Ahora Yo respeto los tuyos y te bendigo porque así es.

Diste como diste y sirvió, por lo tanto eres recibidor de cuanto pretendas, tu me confiaste a mi algunas debilidades por las que pasaste y eso es porque soy tu amigo y tu hermano y nada de lo que me hallas contado jamás se contó en otro lado porque se diluyó en la realidad que tu mismo ofreciste.

Tus miedos ya son pasado porque así lo veo y si en este momento tienes alguno desaparecerá porque así lo imagino. Estoy contigo no porque me necesites sino porque cuando dos hermanos se encuentran forman una unidad que luego forma parte de una mayor y así hasta la consumación del acto sagrado de volver a nuestro origen.

Claro que no soy el Victor que conociste, pero soy el Victor con el que entablaste una relación especial, esa en la  que entre Tu y Yo se produjo el milagro del Dar y Recibir, de Amor y del Servicio por conocimiento del Ser que hay en cada uno de nosotros.

Te bendigo y te bendigo mil veces porque en esta bendición está mi Amor por Todos.

Gracias.

Victor”

 

Gracias Victor, y gracias a todos por ser mis lectores, por seguir lo que hago y lo que escribo, por hacer de mi vida algo que vale la pena vivir.

Juntos con Amor Divino

Nathan Romano

Google+