Google PlusFacebookTwitter

Nadie, nunca y jamás

By on Feb 15, 2012 in ley de permitir | 1 comment

Share On GoogleShare On FacebookShare On Twitter

Hola a Todos

En este preciso momento Yo deseo profundamente escribir esto que voy a decirles y que espero que sea para el bien de muchos.

¿Alguna vez han escuchado esto de que “nadie” es perfecto, “nadie” tiene la culpa, “nadie” es esto o aquello? Parece ser que a “nadie” se le adjudica tanto que en realidad tiene todo el aspecto de Ser el mismísimo Absoluto y Hacedor.

El opuesto o antónimo de nadie es “alguno o alguien”. Entonces si nadie es perfecto, la Divinidad es nadie y alguno o alguien no lo es. Este trabalenguas idiomático sirve para demostrar incluso en nuestro propio idioma, como es que lo Divino siempre se asoma para darnos una enseñanza. Veamos un poco más como es esto.

Cuando la gente dice “nadie”, está declarando que no es posible la perfección y además se incluyen a ellos mismos en esta falsa creencia y además aseguran que “nunca” es posible.

Si “nunca” es posible entonces “nunca y nadie” son la Perfección. Dios es Nunca y Nadie.

El antónimo de nunca es “siempre”; entonces si nunca es posible, siempre, no lo es.

Seguimos un poco más con este trabalenguas metafísico.

Cuando la gente dice nunca, está declarando y decretando que “jamás” sucederá, pero sabemos que lo que nos sucede es producto de nuestros pensamientos y decretos, entonces cada vez que declaramos y deseamos algo, lo que se manifiesta proviene de Nadie, Nunca y Jamás.

Vayamos un poco más lejos. Es muy común que la gente se exprese con palabras que no tienen la menor idea de lo que significan en realidad. Recordemos que Nadie es perfecto, que Nunca es posible y que lo que va a suceder es Jamás.

¡Nadie, nunca, jamás lo logró!  Quiere decir: Lo perfecto es posible y es lo que sucederá.

Cada vez que alguien me comenta algo o escriben al mail, Yo lo leo o escucho como he aprendido a hacerlo. Muchas veces las palabras que usamos encierran una gran Verdad y el que las dice probablemente no tiene ni la menor idea, pero si el que las escucha lo hace no solo desde los oídos; cada palabra y cada frase entregan una enseñanza para ser aprendida. Esta cualidad nace en cada uno de nosotros por voluntad y decisión propia.

Es muy común que la gente diga que no tienen la culpa de nada de lo que les acontece, que la culpa es del gobierno o la política o tantas otras cosas más. Parece ser que la “culpa ajena” es otro gran hacedor. Culpa es cometer un error o falta voluntariamente. El antónimo de la culpa es el “perdón” entonces si la culpa hace que se manifiesten algunas cosas, el perdón hace que se disuelvan. Está en cada uno decidir que cosas se hacen y que se disuelven.

Es mi profundo deseo que en esta atrevida y humorística enseñanza, se logre entender que descifrar lo Divino es un juego que vale la pena jugar.

Este juego es parte de la Bendición que nos fue dada por potestad.

Gracias a Todos

Juntos con Amor Divino

Victor

kravetzv@gmail.com

  • Elanelpus

    Me ha encantado porque me has hecho reflexionar, y comparto y comprendo todo lo que has expresado.Gracias.

Google+