Google PlusFacebookTwitter

Mi experiencia cercana a la muerte

By on Feb 17, 2013 in Ley de la Atraccion, ley de permitir, Muerte | 0 comments

Share On GoogleShare On FacebookShare On Twitter

Hola de nuevo,

No se si se diga así o no, pero este es el relato de mi experiencia de cuando morí (más o menos a los 16 o 17 años).

Se que este tema es un tema que a muchos les cuesta trabajo aceptar, la muerte, y que pocos creen o aceptan las experiencias cercanas a la muerte.

En lo personal nadie de mi familia se ha interesado en ello ni tampoco nadie le ha prestado mucha atención a ello.

Pero siento que es momento de escribir y describir lo que me paso.

Contare las cosas primero como las vieron los demás, luego contare las cosas como las viví yo. Se que habrán dudas y cosas que suenen ilógicas, pero por mas que así parezcan son reales.

Estaba en el colegio en una clase del profesor Hanan, así se llamaba.

El profesor era muy poco usual en sus métodos de enseñanza, y ese día en particular nos pidió que dejáramos nuestras mesas a un lado y que con las sillas formáramos un círculo para así tomar la clase.

Cabe mencionar que yo era un muchacho que enfermaba mucho de la garganta y como medida de precaución siempre llevaba una bufanda en los días fríos la cual me ponía dándole dos vueltas a mu cuello.

Yo estando sentado en el circulo y esperando a que el resto del salón acomode sus mesas y sus sillas comencé a platicar con una compañera (o compañero, no recuerdo) que estaba a mi lado.

El profesor para hacerse el chistoso y llamar la atención y poner un orden se me acercó y para pedirme que deje de platicar (hacer orden supongo en el grupo usándome de ejemplo) tomo los dos extremos de la bufanda, los jalo, e hizo un nudo y luego otro nudo más mientras me pedía que por favor guardara silencio.

Puedo decir con toda honestidad que siento que el estaba jugando y que no tenía la intención más mínima de lastimarme.

La cosa es que si llamó la atención de todos, todos se callaron y el comenzó a dar la clase.

LO QUE TODOS VIERON

El maestro comenzó a dar su clase y todos estaban prestando atención, yo traté de desamarrarme los nudos de la bufanda mientras de mi boca salían las palabras “no puedo respir…”

Según lo que tengo entendido siguieron tomando la clase y una compañera de salón después de un rato se percato de mi.

Al principio ella pensó que yo estaba “jugando” o “actuando” y no me presto mucha atención… pero después de un rato se dio cuenta de que era en serio… yo no podía respirar.

Acto seguido por mis ojos ponerse en blanco, mis labios morados y mi cuerpo convulsionarse…

Se que cuando se dieron cuenta de esto todos salieron corriendo del salón y una muchacha estaba gritando mi nombre como cuando se grita el nombre de una persona a la que le acaba de pasar una tragedia, una y otra vez.

En el salón sólo quedaron el profesor y una alumna y el resto lo seguiré después de contar

LO QUE YO VIVI

Para mi lo que paso fue que al momento de tratar de desamarrarme los nudos de la bufanda realmente no tenia ni aire ni fuerza, el simple intento de tratar de tocar los nudos fue suficiente para que yo me vaya antes inclusive de terminar la frase de “no puedo respirar”…

En ese instante yo me vi en la parte de afuera de una casa, en el patio, y en frente de mi, cerca de mi una mujer hermosa joven (casi casi adolecente) de pelo corto y lacio de color castaño obscuro, a quien no conozco en la vida real pero en este lugar se me hacía alguien muy conocida y familiar, a la que yo le tengo confianza.  Detrás de ella habían dos muchachos a quienes solo pude ver pero no recuerdo ni sus caras ni nada respecto a ellos.

La muchachita que estaba parada junto a la casa abrió una ventana (como si fuera la ventaja al sotano de la casa) y me pidió que me metiera.  sus palabras fueron “Nathan, Nathan, ven metete aquí” no recuerdo si dijo pronto o no pero me dio a entender que tenía que hacerlo a prisa, me señalo con la mano que tengo que entrar, y sin chistar ni preguntar nada lo hice y ella cerro la ventana tras de mi.

PASO SEGUIDO

A partir de que ella cerro la ventana yo entre en la obscuridad TOTAL, y tengo que explicar esto de la mejor manera posible. Tengo que decir que lo que voy a listar a continuación dejo de ser parte de mi conciencia AL MISMO TIEMPO:
Cuerpo, Nathan, escuela, colegio, familia, mundo, planeta, ropa, personas, etc.

TODO lo que es la vida en el planeta tierra y todo el planeta y todo lo que era yo y mi vida simplemente dejaron de existir en mi conciencia.

Y al mismo tiempo sentí los siguientes sentimientos TODOS al mismo tiempo (si repito mucho al mismo tiempo lo se):
Amor, ternura, pasión, compasión, paz, empatía, calientito, bonito, etc… TODOS los sentimientos bonitos al mismo tiempo

No existía NADA que fuese negativo, ni dolor, ni preocupación.

ERA HERMOSO, MUY HERMOSO, yo era parte del todo y todo era parte de mi y no había NADA que hacer ni NADA de que ocuparse o preocuparse, simplemente estar y sentir…

De repente muy a lo lejos escuche un grito “Nathan!”, luego otro igual pero más cerca, y siguiéndole otro “NATHAN!” mas cerca y mas fuerte hasta que retome mi cuerpo y sentí un dolor muy intenso, millones de cuchillos clavándose en todo mi cuerpo al MISMO tiempo.

En mi interior comenzó una preocupación de que uno de mis temores más grandes se hizo realidad “me quede dormido en el salón y no voy a poder de la vergüenza”…

entre abrí los ojos para ver lo que describí.

LAS HISTORIAS SE UNEN PARA EL FINAL

resulta que una de las compañeras que se dio cuenta y comenzó a gritar hizo que alguien me desatara el nudo (mientras me convulsionaba o cuando termine de hacerlo, en realidad no tengo idea, no estaba yo allí).

lo que sigue no me es muy grato pero tengo que terminar la historia como fue.

Todos habían salido del salón corriendo, unos fueron por la enfermera, otros por la directora, de mientras yo estaba tirado en la silla con el dolor que describí con los ojos entreabiertos viendo al profesor y una alumna discutir quien de los dos me daría respiración de boca en boca…

No tenía control de mi cuerpo en lo más mínimo, no podía hablar ni moverme.

Aun cuando el profesor me dio respiración de boca en boca (lo se…que horrible) y me estaba dando cachetadas para que yo reaccione no tenía suficiente fuerza para darles a entender que yo ya estaba allí consiente.

Al final de la historia (para no hacer esto mucho mas largo y sin sentido), al profesor no se le hizo nada por que yo pedí que no se le hiciera nada (bastante sufrió con vivir lo que vivió al ver que casi me mata y tratar de revivirme, se que durante años el seguía teniendo pesadillas a diario de ello y siempre me preguntaba si había algo que pudiera hacer por mi).

Yo no quería que lo castigarán porque me dio el regalo mas hermoso del mundo.

Al final de las indagatorias las cuales no tienen sentido salí de la dirección y me puse a llorar, el compañero que entro conmigo y que no me dejo mentir y me obligo a contar que el profesor me ahorco me dijo “Ya Nathan, no llores, ya paso y estas bien… no te paso nada”

Y disculparán que ponga una grosería pero no sería honesto de mi parte no poner las cosas tal y como las dije:

“No pendejo, no estoy llorando por lo que paso, estoy llorando porque regrese…”

Esa es mi historia.

Ese fue el día que me cambio para siempre.

Antes yo podía regresar a ese sentimiento de estar allí a voluntad y quedarme en ese sentimiento por tiempos prolongados.

Hoy en día solo tengo pequeñas chispas de ese sentimiento, duran milésimas de segundo y creo que es una de las cosas que más me duele, el no poder seguir disfrutándolo cuando quiero.

Sé que lo que voy a decir algunos no lo entenderán bien, y otros se van a preocupar, pero recuerden esto paso hace muchos años, casi 20, y sigo aquí, y no pienso hacer nada para acelerarlo pero:

No le temo a la muerte, la extraño tanto que me duele…. y nada anhelo más que volver allí, a esa paz y a ese amor incondicional e interminable, a esa comunión con mi creador.

Se que sigo vivo y HOY MAS QUE NUNCA SE EL PORQUE, tengo una esposa y unos hijos que han dependido y dependen de mi, que gracias a mi han podido salir adelante de una historia de terror que aparenta no tener fin ni tampoco fondo.

Ellos son mi misión, y también los lectores y la gente a la que he tocado con mis palabras durante mi vida.

En el judaísmo se dice que el que salva una vida es como si salvase al mundo entero.

Yo ya he salvado a más de 7 vidas, quizá más de 10, me lo han dicho y escrito.

No lo digo por presumir, simplemente lo digo, se que no son solo las vidas que he tocado directamente, si no que también las vidas de los que he tocado indirectamente por esas personas cuyas vidas he salvado o cambiado…

Dicen que una de las ceremonias que nos hacen al irnos de aquí es una especie de honor en donde uno ve a todas las personas a las que ha tocado para bien… y tengo ganas de estar en esa ceremonia.

También dicen (aunque no hay juicios) que hay un juicio, y tengo mucho anhelo por saber el mío, porque aunque no lo crean, yo sigo preguntando constantemente si “soy bueno”.

Espero un día saber la respuesta a esa pregunta, de mientras seguiré haciendo el bien de la manera en que pueda, y seguiré haciendo justicia en donde no vea el bien.

Juntos con Amor Divino

Nathan

Google+