Google PlusFacebookTwitter

Manifestar

By on Mar 7, 2011 in ley de permitir | 3 comments

Share On GoogleShare On FacebookShare On Twitter

Hola a Todos

Muchas de las preguntas y cuestionamientos que estoy recibiendo, tienen como base la siguiente pregunta ¿Cómo haces para hacer lo que haces?, como si Yo fuera un iluminado tocado por una barita mágica al que las cosas le salen solo por eso.

Es cierto, no soy quien era, pero porque tenemos la posibilidad de morir y nacer nuevamente a cada rato si fuera necesario. Somos hijos del mismo Padre y esto significa que somos hermanos y El Padre no da más a unos que a otros. El único indicio de separación y límite que tenemos es el cuerpo, pero nada más.

Basta de creer que no podemos, eso es parte del cuerpo individual que no puede ver otra cosa que lo individual; cada cosa que hago es en función de todos, no existe la liberación individual aunque así lo sugieran los sentidos del cuerpo.

Pude ver en las preguntas y cuestionamientos, que hay una gran preocupación por manifestar lo que deseamos y que de pronto no se logra. Particularmente soy un cuestionador, pero no cuestiono ni mi Ser ni mi posibilidad de lograrlo.

Puedo asegurar que cuando entremos en este estado de conciencia en el que no cuestionamos quienes somos, sino que pasamos a cuestionar la realidad de las cosas que nos parecen reales, todo cambia pero, no podemos saber el método por el que se realiza esta transformación, eso no es trabajo nuestro, con nuestra tan acotada percepción del Todo, ¿Cómo podríamos controlar la manera de hacerlo?

Hay algo Mayor que no se puede equivocar, porque no está en su naturaleza, entonces si no dejamos que Haga en lugar de querer hacer, las cosas que pedimos no vienen, por el solo hecho de que queremos controlar como hacerlo.

Parece un trabalenguas, pero si lo interpretamos veremos que es así. No podemos servir a dos amos, o dejamos que el Universo se expanda a través nuestro o si decidimos hacerlo nosotros por nosotros mismos, no cuestionemos a la Verdad por no dejar que actúe. Para demostrar lo que digo, me gusta esta frase que alguna vez leí de que para cambiar mi aspecto tendría que cambiar de espejo, verán que pensar así es demencial. O cambio mi concepto de mí primero o no puedo cambiar nada y cambiar mi concepto de mí significa saber quien Soy y saber Quien Soy es la llave maestra.

Estamos tan acostumbrados a creer que no podemos que se nos dificulta la situación por este mismo preconcepto. Dejemos de lado de una vez y para siempre esta idea, no existe nadie que no pueda hacer de su vida lo que quiera, pero esto también conlleva la responsabilidad al 100% de sus actos y pensamientos, no andemos por ahí diciendo y hablando del amor y al mismo tiempo haciendo lo contrario; si decidimos no juzgar, es no juzgar, si optamos por ser libres no estemos esclavizando a otros, si decidimos gozar esta vida no busquemos la manera de boicotearnos todo el tiempo. No estamos tan lejos de La Verdad como nos parece; es más estamos tan cerca que por eso no lo vemos. Dejemos, una vez que sepamos lo que queremos para nosotros, que el que Sabe lo haga porque no hay posibilidad de error y veremos que hasta para pedir somos acotados pues lo que recibiremos es diez veces mayor de lo que imaginamos.

Pero tenemos miedo de que no sea así y ese miedo es una traba. Dejemos de temer y culpar para que se nos rebele el fabuloso tesoro que llevamos dentro. Dar un paso hacia el Universo es dejar que haga lo que tiene que hacer y cuando suceda dará nueve hacia nosotros. Dejemos de querer controlar como hacerlo porque no podemos y es hacer un esfuerzo en vano.

El acto de pedir es un momento santo cuando lo vemos desde esta óptica. Pedir implica verdadera plegaria porque no estamos pidiendo algo que no sea nuestro, estamos reconociendo nuestra esencia y al pedir lo que hacemos entonces es simplemente dejar que se nos de.

Esto lo podemos reconocer en cualquier plano de nuestra existencia, sea la salud o la abundancia.

Miren, les voy a contar algo que normalmente no hago; a mi me gustan mucho las motos grandes y tengo una, pero decidí que ya es momento de cambiarla. ¿Qué creen que estoy haciendo al respecto?

La casa donde vivo es mía y no tuve que comprarla, la computadora en la que les escribo no tuve que comprarla, los muebles que tengo no tuve que comprarlos y lo que compré lo hice y lo sigo haciendo con las mejores facilidades que puedan imaginar. Tuve un accidente en una moto anterior y me recuperé sin medicamentos en pocos días. La gente que está junto a mi son quienes comparten esta vida andando junto a Mí, no encima de mí. Podría contarles muchas cosas más, pero esto es con el fin de que entiendan que si se puede y que renacer en esta misma vida mil veces si es necesario, se puede.

Esto que les acabo de contar no me sucede a mi solo, nos está pasando a todos todo el tiempo, porque hemos decidido que así sea. Juguemos un poco y dejemos que nuestra imaginación nos acompañe. No luchemos en contra de la oscuridad vallamos hacia la Luz.

Gracias a Todos

Juntos con Amor Divino

Victor

[email protected]

  • Anónimo

    Emet (verdad en hebreo).
    Victor, muy bien escrito.
    Sigue asi hermano
    Nathan

  • Antonio

    Muchas Gracias Victor…
    En Verdad con este articulo se me aclaran muchas dudas…
    Que Dios te Bendiga…
    Saludos…

    Antonio

  • TUCOMPROMISO

    ME ENCANTA LO QUE ESCRIBISTE, A VECES PIENSO QUE LO MEJOR ES QUE LAS COSAS FLUYAN DE ACUERDO EN DON DIVINO, PERO COMO NOS PONEMOS TRABAS.

Google+