Google PlusFacebookTwitter

Los sentidos y lo que creemos

By on Jun 19, 2011 in ley de permitir | 2 comments

Share On GoogleShare On FacebookShare On Twitter

Hola a Todos

Los sentidos con los que percibimos el mundo pueden ser una manifestación de lo que podemos percibir de verdad.

Decimos que usamos nuestros sentidos para percibir al mundo que nos rodea. Pero ¿que sucede si en lugar de ver u oír lo que creemos ver y oír como cierto nos damos la posibilidad de ver y oír algo más? ¿Qué pasaría si enfocamos nuestra visión del mundo desde otro lugar?

Quisiera compartir esta visión: nuestros pensamientos son los que hacen de nuestro mundo lo que es. Es más, ninguno de nuestros pensamientos al estar basados en el intelecto, puede ayudarnos en algo. Hemos hablado ya de nuestra mente dividida y fragmentada ¿Cómo es posible que desde esta óptica podamos sanar nuestra vida y nuestros pensamientos? Escucho mucho esto de salvar al mundo. No es posible hacerlo.

Primero debo sanar Yo, no hay otro camino; el buscar salvar una especie en extinción no nos salva, salvamos a todas las especies si nos sanamos primero nosotros. Entender esto es fundamental a la hora de enfocar nuestros sentidos al mundo.

Traemos a nuestra vida lo que deseamos ver y oír porque también quien se nos acerca está dispuesto a hacerlo. Nadie se pone a mi lado si no ha deseado hacerlo y lo que veo y escucho es porque así lo pedí y si alguien feo y enfermo está junto a mí es porque accedió a cumplir mi pedido de que alguien feo y enfermo esté a mi lado y si estoy con alguien hermoso y pleno, pues también, pero con la diferencia de que algunos de mis pensamientos, no se cuales ni me interesa saberlo, están sanados.

La plenitud de la vida de desarrolla en este entorno, primero Soy para luego dejar que a través mío la Divinidad se manifieste y como no puede ser que lo Divino sea más que eso, lo que se manifiesta es solo plenitud y paz.

Si aún no estoy en este estado, puedo estar en camino siempre que sane mis pensamientos para dejar que la Verdad surja. Sanar es liberar, liberar es sintonizarse con la Fuente de Todo Dar y pedir que nos sane y así nos liberamos.

Dejar que un pensamiento o un sentimiento se liberen es aceptarlo primero y no solo aceptarlo es amarlo con toda intensidad. Decimos que debemos amarnos primero, pues esto incluye todo lo que somos, nuestros dolores, nuestras penas y enfermedades, amarlas hasta aceptarlas completamente y así empieza el proceso de liberación y llega la sanación.

Si amamos, lo hacemos en todos los contextos, aún lo que nos duele porque es así que lo dejamos ir. Se que no es fácil amar una enfermedad o un dolor que poseamos, pero debemos entender que también es nuestro, lo trajimos a nuestra realidad y lo amamos y es así que luego pedimos a la Divinidad que nos libere de estos pensamientos que no nos dejan que nos veamos a nosotros mismos como los Seres de Luz que en realidad somos.

Nuestros sentidos físicos nos dicen que lo que nos duele debe ser erradicado, en realidad es uno o varios pensamientos, no importa cuales, que deben ser liberados y para que esto suceda, primero debemos aceptarlos y amarlos para luego poder liberar, sabiendo además que no será nuestra mente conciente o intelecto quien lo hace, porque siempre es la Divinidad.

Nuestra idea del amor generalmente no es abarcativa sino más bien excluyente, en nuestro afán de querernos sentir bien, nos olvidamos del Todo al que representamos y solamente tendemos a amar lo bueno. Amar lo malo no es malo, es liberarlo. Amarnos en nuestra totalidad, nos libera. Esta forma de aceptación es el puntapié inicial de nuestra sanación, si no amo incluso mis dolores no los acepto y si no los acepto no los libero. La mente consciente o intelecto rechaza esta idea porque no puede aceptar amar lo que parece no ser bueno, nuevamente vemos que la fragilidad de este estado no hace posible la liberación. Solo al conectarnos con lo Divino, cuando pedimos a la Fuente de Todo Dar que sane nuestros pensamientos, es cuando estamos en Paz porque solamente lo Divino sana; la cura no viene por el lado de la mente consciente, la mente consciente lo único que puede hacer es pedir nuestra conexión con lo Supremo y punto, todo lo demás no corre por nuestra cuenta. Esto también es una forma de liberación, porque nos aparta de la solución final que emana únicamente del Ser y no puede ser de otra manera.

Seamos conscientes de esto y nuestra vida se llena de gozo, abundancia y paz.

Gracias a Todos

Juntos con Amor Divino

kravetzv@gmail.com

Victor

 

 

 

 

  • Ricardo

    Que bueno!!

  • Dinamonsalves

    gracias Victor, he descubierto muchas veces que miro y escucho lo q deseo. que es mi mente la crea lo hermoso y también el sufrimiento. Desde que tu me impulsas a confiar en la divinidad estoy más tranquila….

Google+