Google PlusFacebookTwitter

Los amigos

By on Jul 23, 2011 in ley de permitir | 0 comments

Share On GoogleShare On FacebookShare On Twitter

Hola a Todos

Hoy quisiera compartir con Todos esta experiencia que es tan clarificadora.

Una persona me comenta que luego de tener un problema con una de sus amigas, solo quiere, a partir de ahora, relacionarse con seres de luz y nada más, me decía que basta de personas oscuras que la llevaban a la desilusión.

Como siempre hago, escuché en silencio pues es derecho de quien habla a ser escuchado. Es propio para mí, que al escuchar este relato, inmediatamente acudo a sanar mis pensamientos pues en definitiva, estaba oyendo la idea de dos personas que no estaban siendo percibidas por mi como lo que realmente son, sino enojadas y con grandes deseos de ser reconocidas, deseos de amor.

La respuesta no se hizo esperar. Y fue esta: Buscar solo seres de luz para compartir la vida es muy bueno, pero esto implica una creencia errónea. Todos somos seres de luz. Pensar lo contrario nos hace creer que solo nosotros lo somos y esta afirmación proveniente del ego nos aísla y nos hace pensar más aún en la separación.

La percepción de nuestro derredor proviene de adentro no de afuera y no nos vamos a encontrar con nada que no nos guste si hacemos de nuestra vida un sagrado encuentro para sanar. La liberación es justamente eso.

No cambiemos una cosa por otra porque hay suficiente para todos, no cambiemos un amigo por otro porque los errores que vemos en los demás son nuestra percepción del momento. Si un amigo se aleja pues que así sea pues es su libre albedrío y más que enojarnos y victimizarnos, sanemos que seguramente este amigo no se va o mejor aún tal vez nunca lo fue.

Retener es causa de esclavización. Nadie puede obligar a nadie a hacer nada de lo que el otro no esté en condiciones de hacer. La libertad que tanto queremos para nosotros debería ser extendida a todos y a cada una de las cosas que se nos presentan en la vida.

Nuestros deseos más profundamente gloriosos se opacan si no consideramos que sean provenientes de nuestra conexión con lo Divino y por eso el Arte de Agradecer. Vivimos manifestando y cuando percibimos algo que no nos agrada, lo orientamos hacia fuera. Somos grandes manifestadores y no agradecemos este hecho por enfocarlo desde un ángulo distinto al real. Toda situación, cada encuentro, cada acción debería ser tomada como un sagrado momento de sanación y liberación. No hay nada feo allá afuera porque sencillamente no existe. Le damos la bienvenida a lo bueno porque es nuestro estado natural.

Todos somos seres de luz.

Prestemos atención a nuestra percepción.

Tenemos todo.

Seamos atrevidos porque sino aparece la mezquindad.

No existe algo reservado para algunos.

La falta y la escasez son síntomas y no la enfermedad.

Cuando aparecen los síntomas podemos hacer que desaparezcan sin llegar a la enfermedad.

Cada momento es una oportunidad para sanar.

La liberación es un acto que proviene de un deseo; pidamos a lo Divino para que deje de serlo.

La esclavitud es un deseo.

La serenidad es parte del Ser.

Cuando vivimos en conexión con lo Supremo, el Universo se abre de par en par.

Solo existen amigos, solo existen hermanos.

Gracias a Todos

Juntos con Amor Divino

[email protected]

Victor

 

 

Google+