Google PlusFacebookTwitter

las metas

By on Jun 30, 2011 in ley de permitir | 0 comments

Share On GoogleShare On FacebookShare On Twitter

Hola a Todos

¿Tenemos una idea clara y precisa de lo que estamos buscando?

Pregunto esto porque en realidad no deberíamos confundir nuestra real meta con metas menores que solo aumentan la falsa idea de que lo único que podemos tener es la felicidad del momento producto del deseo apegado al resultado. Dicho de otra manera, no deberíamos creer que solo estamos aquí para tener un auto nuevo o una mejor casa y que todo lo que estamos haciendo es para esto y nada más.

Por supuesto que podemos tener lo que queramos, pero como producto de un avance en nuestra conciencia, una expansión que viene de la mano de la apertura espiritual a la que tanto nos referimos, porque sino podemos terminar creyendo que las manifestaciones de nuestra vida son de orden material cuando en realidad lo son desde lo espiritual, caso contrario caeríamos en una contradicción.

Si nuestra conciencia se expande entonces nuestra visión del mundo se expande y así logramos nuestros objetivos. De ninguna manera esto es un juego de niños para manifestar lo que deseamos y punto. Eso se logra, pero no es  a lo que apunto. Buscar materializar lo que nos gusta en nuestra vida sin tener como meta mayor la mismísima Divinidad es tiempo perdido en cuanto a lo que la persona realmente Es. Creer que de lo que estamos hablando todo este tiempo es solo manifestar algo para vivir mejor y nada más es un error.

La naturaleza del hombre es de por si lo Divino y por lo tanto sus manifestaciones están en concordancia con el estado de conciencia de la Divinidad que posea y cuanto más sanemos más cerca de ese estado estaremos, hasta un punto tal que cualquier manifestación será el reflejo de su propia conciencia expandida. Si veo lo bello y lo hermoso, si logro aún sin darme cuenta que las metas se materialicen mil veces mejor de lo que creía posible, si hago mis cuestiones diarias teniendo presente a lo Supremo en todo momento; no soy mejor persona, solo estoy entendiendo que Soy. Y si pretendo algo más, entonces que sea a mis Hermanos a quienes bendigo e invoco, porque solo no soy nadie ni existo porque creerme solo es el paradigma de la separación.

Entonces ¿Qué estamos buscando? ¿Solamente un beneficio económico? ¿O una salud inmejorable? Claro que lograr esto es precioso, pero como un muestrario de nuestro estado de conciencia y no solo buscar por buscar.

El Hombre sabe lo que quiere, el error está en no identificarse a si mismo en función de lo que logra para sanar. Un enfermo también es el paradigma de la separación porque en su enfermedad logra separarse del resto de la gente y verse distinto, y si yo lo veo, es que lo traje a mi realidad y es mi tarea sanar para que se sane. En un acto de valentía y arrojo, tomo la responsabilidad del caso y lo que hago es sanar porque es la única manera de ver sanos y si me toca ver muchos enfermos y en desgracia, nuevamente sano para sanar y así lo hago quitando el velo de la miseria que hay en mí y por lo tanto en los demás. Sanar es un acto de servicio supremo. Sanar es liberar y debemos empezar por nosotros para que otros estén libres. Jamás hacemos algo para nosotros solos, siempre están los otros en el juego y recíprocamente.

La búsqueda de la mejoría personal entendida desde este punto de vista, es el logro de un estado de conciencia que permita esa mejoría como reflejo de un estado interior y no al revés. Estamos bien porque logramos sintonizarnos con lo Divino y esto es un estado de conciencia y a medida que nos expandimos, nuestra visión del mundo se expande en esa frecuencia y por eso frecuentamos lo correspondiente a ese estado.

No vale la pena y es una pérdida de tiempo pretender una meta desde el intelecto y que quede ahí, si no logramos sintonizar con lo Divino ayudados por esta fabulosa herramienta que son los sentidos y el intelecto, que para eso están entre otras cosas; podríamos no lograr nada.

Es prudente ordenar nuestras prioridades diariamente; en primer lugar nuestra limpieza, no podemos hacer nada bueno en la mugre ni la basura. Limpiemos desde que nos levantamos a la mañana pidiendo la conexión con lo Supremo para sanar los pensamientos que no nos hacen vernos a nosotros mismos como los seres divinos que realmente somos. La realización de este acto empieza con el intelecto voluntariamente y hasta ahí llega, lo demás es obra de la Divinidad que hay en nosotros que es la de todos.

En este acto de libertad está lo profundo de la manifestación de nuestras vidas.

Si queremos Amar, esta es una de sus más grandes manifestaciones.

 

Gracias a Todos

Juntos con Amor Divino

[email protected]

Victor

 

Google+