Google PlusFacebookTwitter

Estoy triste

By on Jul 22, 2014 in ley de permitir | 0 comments

Share On GoogleShare On FacebookShare On Twitter

Hola de nuevo,

Hoy escribiré un resumen de cosas sobre las que estoy viendo y sintiendo y en estos días me están pesando.

Yo nací judío, en una familia, en un mundo donde todo eran promesas de bondad.

Se nos había hecho creer que nuestros gobernantes eran personas de moral elevada y que el cuidar de nuestro bienestar era su primordial ocupación.

Mientras he ido madurando he visto (con mucho dolor) como ese mundo en donde todo eran promesas de bienestar y amor poco a poco se ha ido “desenmascarando” y mostrando un mundo intolerante, lleno de odio, lleno de maldad, donde los dirigentes y gobernantes son gente que solo se ocupa de su propio bienestar económico y de sus intereses personales por sobre el bien de todos.

He visto gobiernos matar a miles para justificar guerras para adueñarse de recursos. He visto gobiernos mentir y robar y dañar a su pueblo y oprimirlo.

He visto el odio de muchos sobre mi religion y mi cultura.

Y hoy en día he visto lo que nunca quise ver, muerte celebrada.

Soy un humano raro, me queda claro, me duele el dolor ajeno, no disfruto realmente del mal a otros, no tampoco disfruto de ver como el mundo cada vez esta peor para millones.

El mundo no era así, yo no crecí en ese mundo en donde un familiar demanda a otro, o una persona de la misma religion mete a otra a la cárcel por que así quiso, o que se hacen daño los unos a los otros sin una razón real.

En mi muro de Facebook comparto lo que a mi entender es la verdad de un problema que hoy me aqueja que es el conflicto judío – palestino.

Nunca pongo opiniones, nunca expongo cosas que lleven al odio, simplemente expongo la verdad como la conozco y para que la gente vea las dos caras de la moneda.  Los palestinos no necesitan ayuda para decir su version, hay mil millones de musulmanes haciendolo por ellos.

Desgraciadamente en este mundo no hay paz, no existe la opción de paz. 

Tampoco veo justicia.

Y hoy en día veo muy pocas expresiones de amor.  Y no, el no hablar de las atrocidades que uno ve (como lo hice cuando vi lo que pasa en Venezuela) no es ser amor, es ignorar lo que pasa, es ignorar la injusticia y es no tener amor al prójimo.

Veo como en este mundo las envidias (o las malas vibras) hacen que un cerebro excepcional sea desperdiciado y abusado en lugar de utilizado y explotado con el provecho de todos.

Veo como en lugar de que los árabes se dejen de su odio sin razón hacia los judíos y se unan a los judíos para que juntos (dinero y tecnología) puedan ser una potencia mundial – estos siguen buscando como arrasar con lo que soy.

Es muy no-grato sentirse odiado, sentirse perseguido, sentirse desmoralizado y desesperanzado.

Me duele el mundo

Me duele la humanidad

Me duele nuestro presente y nuestro futuro.

 

Ojala y alguien este leyendo esto y se una conmigo a hacer Ho’oponopono por el mundo

Ojala y podamos algún día regresar a ese mundo que yo veja de pequeño, que me regrese la esperanza por el amor y por la humanidad.

Nathan

Google+