Google PlusFacebookTwitter

Desde el Amor

By on Dic 30, 2011 in ley de permitir | 0 comments

Share On GoogleShare On FacebookShare On Twitter

Hola a Todos

Escribo desde la trascendencia de mis sentidos, desde lo profundo de mí ser, desde un lugar que no tiene explicación posible, desde el Amor.

La posibilidad de Ser lo que pretendemos está en nosotros y en ningún lugar más.

Es impropio que nos pasemos la vida buscando, porque todo lo que necesitamos lo tenemos al alcance de la mano. Nuestros sentidos pueden indicar lo contrario, pero no es así, lo que puedo decirles es que hay algunas “Leyes” que puse a prueba en mí y que definitivamente son así.

Hagamos de nuestra vida un caudal de experiencias positivas porque en estas pruebas están las respuestas.

Llega un momento en el que lo que declaramos y decimos, ya no puede decirse ni declararse si no es prueba de vida en cada uno de nosotros. Ya no existe la posibilidad de comentar algo que no sea cierto hasta para los sentidos del cuerpo. Dicho de otra manera, debemos experimentarlo en nosotros si es que realmente queremos decir la verdad que, dicho sea, es manifestación directa de lo Supremo.

Llega un momento en este andar de vuelta a Casa, que nos llegan tantas bendiciones y tantas cosas a probar que ninguna deja de ser una maravilla porque es expresión pura de lo Divino. Hace poco decidí hacer algo muy importante para mí, algo para lo que necesitaba valor, confianza, seguridad, respeto por mi mismo y tanta certeza en lo Divino que ya no cabía en mí.

Saben lo mucho que me gustan las motos, algo de esto ya comenté. Aclaro porque me lo han preguntado, el camino espiritual no está reñido con la adquisición de bienes materiales desapegados, es más, la miseria y la pobreza así como la enfermedad no son manifestación Divina. Pues bien, un día no hace mucho llamé a alguien, una persona que me llevó a grandes periodos de limpieza interna porque me costaba estar cerca de el y se la regalé.

La sorpresa de esta persona no tenía límites, en realidad no entendía nada, pero ese ya no era mi problema; la aceptó y yo me quedé sin moto…por muy poco tiempo. Sin que dispusiera nada más que el deseo de otra moto pero mas grande, con mayor potencia, más cómoda y con todos los accesorios que dispuse, apareció pero además, aquí casi no hay de estas motos y ahora me llaman para preguntarme como es su funcionamiento y demás cuestiones de gente que quiere tener una; incluso algunos mecánicos me consultan para conocer un poco más de su andar y funcionamiento. Me da mucha risa cuando esto sucede.

Lo que estoy queriendo decir con esto es que las Leyes Divinas se cumplen por propio peso y acción. ¿Quieren otro ejemplo? Decidí tener otra casa porque en la que viví hasta hace un tiempo se la di a una de mis hijas. Ahora estoy terminando una casa de dos plantas que la gente pregunta como es posible gastar tanto dinero en semejante construcción, yo les digo a Ustedes que los materiales parecerían reproducirse, se ponen más y más ladrillos y los materiales de construcción no se terminan, de pronto nos dimos cuenta de que la arena, el cemento y otros tantos materiales, y para semejante obra, debieron terminarse antes, pero no, siguen ahí y siguen siendo usados y en toda su capacidad de acción. Se que no es fácil visualizar lo que digo, pero imaginen un metro cúbico de arena que un día se usa y al otro parecería no haberse gastado.

Tengamos presente siempre lo Divino en nuestras vidas y en todo momento, no distraigamos nuestra atención en nada que no sea lo Supremo. Démosle la oportunidad a nuestra Divinidad para que actúe, no puede salir nada mal cuando así lo decidimos.

Dejemos que el Universo se expanda en nosotros como si así lo deseara para su vida. Transmutemos nuestros tiempos humanos en Tiempos Divinos, son eternos.

Ascendamos tanto como podamos en esta vida para que al final sepamos que no fue en vano vivirla. Es mi deseo y mi decisión.

 

Gracias a Todos

Juntos con Amor Divino

Victor

[email protected]

 

Google+