Google PlusFacebookTwitter

Afirmaciones y proposiciónes

By on Sep 17, 2011 in ley de permitir | 0 comments

Hola a Todos Hay un enorme caudal de deseos que queremos ver cumplidos, en su mayoría están relacionados con el dinero y otros con la salud. Desde ya que el dinero y la salud son importantes. Pero yo le haría una pequeña reforma, no es el dinero ni la salud lo que realmente estamos buscando, estamos queriendo manifestar otra cosa que incluye a las anteriores. Esa “cosa” que nuestro estado de conciencia traduce a través de nuestro intelecto como dinero y salud es una parte de la Gran manifestación que significa vibrar en la frecuencia de lo Divino. No existe mayor riqueza que saberse portador de toda la gama de posibilidades que nos brinda el Universo, que insisto, lo monetario solo es una traducción intelectual de nuestras posibilidades. Ya hemos dicho que la pobreza y la miseria son estados de conciencia manifestados. Lo mismo la opulencia y la salud. Hoy tuve una charla con alguien que me dijo que si a su amigo lo veía con lo que él tanto quería, no le produciría felicidad. Ver en otro lo que deseamos no produce felicidad. Esta persona se dio cuenta de este estado de conciencia y al instante de hacerlo lo trajo a la conciencia del momento y la ubicó donde correspondía, “en la lista de basura a limpiar”. Este ejemplo no es que signifique más de lo que significa, pero es un buen ejemplo para darnos cuenta de lo atentos que debemos estar para sanar. Nuestras reacciones al mundo que nos circunda son el señalador de nuestros estados de conciencia. A medida que vamos elevándolo, nuestra felicidad aumenta porque cuanto más nos expandimos, más abarcativos somos y más vemos la unidad en esta aparente separación. El Amor es uno solo e indicar Amor por todo nos incluye. El Amor por lo que otro tiene es patrimonio de una mente en expansión. En el pensamiento científico se aclara que una proposición es una afirmación que puede ser verdadera o falsa. Por ejemplo: Los vertebrados son animales con huesos o cartílagos. Esto es una proposición. Esta afirmación es verdadera y además es una condición necesaria para aplicarla porque no hay otros animales que tengan huesos o cartílagos que no sean vertebrados. En el mundo espiritual tratamos de no manejamos con proposiciones, porque el valor de verdad no lo dan los sentidos, sino nuestros estados de conciencia. Aquí, la afirmación debe convocarnos siempre a elevarnos por sobre el tiempo y el espacio. Esta proposición nos ayuda a entender: Soy próspero si mi negocio aumenta las ventas. Esta proposición para el intelecto tiene un valor de verdad que se comprende tan solo con ver como funciona nuestro negocio. El negocio es una manifestación de la posible prosperidad o no de la persona, pero su valor de verdad está sujeto a si vende o no para que sea cierta. En nuestro pensamiento elevado el valor de verdad no está en discusión, porque la prosperidad es inherente a lo Supremo. Indagar en la expansión es volverse loco y una verdadera pérdida de tiempo, es justificar todos lo “porqués” para  auto-convencernos de que si vendo soy próspero y si no vendo no lo soy. Yo Soy Hermoso, Yo Soy Bello, Yo Soy Abundante, Yo Soy Saludable, Yo Soy Opulencia son afirmaciones que para que sean reales deben dejar de ser proposiciones, debemos dejar de buscarles su valor de verdad porque si lo hacemos estamos negando nuestra Verdadera condición. Esto no contradice al pensamiento científico, solo le estamos dando una vuelta a la tuerca de la interpretación científica que debe ser dinámica, eficiente y con posibilidad de cambio. Si digo: El Amor está presente cuando se manifiestala Verdad, para el intelecto es una cosa y para Nuestro Yo es otra y lo Divino no tiene interpretación. Cada vez que interpretamos o queremos interpretar algo, estamos buscando su valor de verdad, que puede ser cierto o no. Pido que dejemos de lado por el momento las proposiciones. Me atrevo a cambiar el término afirmación por el de proposición. Afirmar es aceptar nuestro estado de conciencia, decretar algo es darnos el valor que tenemos por Ser Divinos. Cuando hacemos una proposición estamos negando nuestra condición porque no necesitamos encontrar el valor de verdad. La Verdad es una sola sin poner en tela de juicio su condición. Afirmar es señalarnos como lo que Somos, proponer es darle valor al tiempo y al espacio. Pido que si algo no se entiende me lo hagan saber inmediatamente porque estamos cambiando nuestra forma de ver al mundo. Yo Soy quien escribe. Gracias a Todos Juntos con Amor Divino [email protected] Victor...

Palabras

By on Sep 10, 2011 in ley de permitir | 4 comments

Hola a Todos Quisiera hoy que comentemos algo de lo que significan las palabras y su uso según mi propia experiencia. Como habrán podido observar, hace algunos días que no escribo, esto se debe a que me tomé un lapso de silencio para incorporar algunas cosas nuevas; porque como ya hemos dicho, somos tanto alumnos como maestros. Volviendo al tema que nos ocupa esta vez, insisto en el uso adecuado del idioma, no tanto para hablar bien sino como un mecanismo que nos permite exteriorizar nuestras intenciones con sabiduría y seguridad. Sabemos que cada acto nuestro tiene como antesala un pensamiento y que ese pensamiento es el que luego toma forma en el exterior según nuestro estado de  conciencia y nuestra capacidad de asimilación de la responsabilidad que nos toca. Sabemos también que los pensamientos son producto de nuestra mente que puede o no estar controlada sea para nuestro beneficio o no. Este es el punto del que quiero hablar y hacer énfasis en esto pues como hago siempre, lo digo por experiencia porque es la única manera real de conocer. Cuando me refiero a las palabras estoy indicando su uso tanto hablado como escrito, de cualquier manera es un símbolo de alto valor si lo usamos bien. De lo contrario es preferible hacer silencio. El acto de hablar o escribir lleva consigo un hecho conciente. Este hablar o escribir a conciencia significa que cada una de nuestras palabras están cargadas de intención y sentimiento y esto trae como consecuencia su manifestación. Si estamos permanentemente protestando, criticando, enojados, enjuiciando y demás cositas que sabemos negativas, estamos reclamando para nosotros esas mismas cosas de las que hablamos, conciente o inconcientemente. Por esto llamo a la sabiduría de cada uno en tener cuidado con nuestras expresiones si es que pretendemos una vida plena y feliz. Digamos que antes de hablar cualquier cosa es preferible el silencio. ¿Esto quiere decir que si no somos conscientes de lo que decimos estamos siempre errando el blanco? Podemos decir que si. Por esto, desde hace mucho que estoy pidiendo que me cuenten todo lo bueno y maravilloso que puedan experimentar en su vida, aunque estén pasando algún momento no tan bueno, es mejor encontrar la forma de expresarlo positivamente. Si digo “no voy a enfermarme nunca más” estoy trayendo la enfermedad a mi vida. Si digo “Yo Soy sano” estoy diciendo solo la absoluta verdad y no hay manera de contradecir esta Ley Universal. Todas nuestras palabras están cargadas de su propia energía y tanto es así que podemos preguntarnos cuanto podemos estar escuchando algo feo sin sentir rechazo. Las llamadas malas palabras que a las abuelas nada les gusta, no son a lo que me estoy refiriendo, muchas veces la sociedad se encargó de indicar cuales son las palabras adecuadas para una persona “educada”. Estas palabras no tienen más que el pobre reflejo de la sociedad a la que pertenecen. Cuando digo hablar bien me estoy refiriendo a las palabras que Solo Digan la Verdad y para esto no hace falta escribir un discurso para luego dirigirnos al público. En cada instante de nuestra vida, si así lo proponemos, podemos hablar correctamente y esto solo significa que cada una de nuestras palabras se refieran a nuestra condición de Ser lo que Somos. Es muy fácil cuando lo hacemos concientemente y a voluntad, de esta manera también entregamos al mundo y al Universo entero esa energía que deviene en bienestar hacia muchos. No son palabras de consuelo ni de lástima, son palabras que traen al estado de Ser, digamos que aunque la persona pueda no entender en profundidad su significado, una parte de el si lo hace. Ahora mismo que estoy escribiendo estas palabras, no lo hago con la sola intención de que sean leídas y nada más, hay una parte en cada uno que entiende más allá del idioma y del significado, se dirige al Ser interior que compartimos. Cuando digo hablar solo la Verdad digo conocer y usar algunos términos que nos remiten inmediatamente a nuestro verdadero estado. Al principio puede parecer trabajoso, pero eso sería contradictorio porque nada de esto es con esfuerzo ni sacrificio, solo voluntad de saber lo que estamos haciendo aunque no entendamos bien el porque. Después de todo, por lo menos yo, he comprobado tantas veces que no es entendiendo algo lo que me permite acceder a ello, sino la absoluta certeza de que lo que afirmo es verdad y como lo único verdadero es al Divinidad, hablar desde ese lugar solo puede ser verdad. Jamás entendí ni me interesan los hechos y circunstancias que me permitieron tener en lugar de esperar a tener. Solo se que a medida que los hechos se van sucediendo nuestra conciencia se expande, somos Uno con el Todo y diría que casi sin darnos cuenta, de pronto aquello que pretendemos es un hecho por si mismo. Que nuestras palabras solo reflejen lo Divino en Nosotros que esla Divinidad misma, seamos portadores de bienaventuranza hacia la mismísima humanidad. Este es un gran servicio.   Gracias a Todos Juntos con Amor Divino [email protected] Victor...

Algo más para conocer

By on Sep 1, 2011 in ley de permitir | 1 comment

Hola a Todos ¿Nos sentimos parte de lo que Somos? ¿Nos vemos como lo que realmente Somos? Si no es así, entonces comencemos a rever nuestros pensamientos. ¿Nos damos cuenta que en todo momento estamos viendo la causa de nuestros acontecimientos en función de lo que ya hemos pensado? Si, todo lo que percibimos es función de nuestros pensamientos pasados y que ahora se están manifestando. Todo lo que vemos en realidad es pasado. Aunque parezca que no. Debido a esto es que tanto decimos de vivir el ahora como único de la mejor manera posible porque es lo que se va a manifestar; pero verlo es sentirlo como realizado y con certeza, no esperando a un futuro que no existe. ¿Podemos hablar de lo que dice la ciencia al respecto? La luz viaja en el vacío a 300000 Km/seg.  Si una estrella como el sol está ubicada aproximadamente a 150 000 000  Km de nuestro planeta, la luz que vemos del sol tarda 8 minutos mas o menos en llegar. Es decir que lo que en realidad estamos viendo es un sol de 8 minutos en el pasado. Si observamos aún mas lejos, podríamos estar viendo la luz de una estrella que ya no existe, pero para nosotros en nuestra percepción, sí existe y ¿como le decimos a nuestros sentidos que esta apreciación es falsa? Sucede lo mismo con nuestros pensamientos y los aspectos de nuestra vida que percibimos como reales pero podrían no serlo. Cuando queremos calcular algo de distancia en el universo, recurrimos al año luz que es la distancia que recorre la luz a la velocidad antes comentada durante un año terrestre, entonces decimos que en un año la luz recorre 9 460 800 000 000 Km aproximadamente. Una enorme distancia para entenderla en conceptos diarios y cotidianos. Si un objeto esta a 5 años luz de distancia de la tierra y ahora desaparecería, nosotros con nuestros sentidos lo percibiríamos dentro de 5 años y durante esos 5 años, aunque no exista, para nuestros ojos, si. No es que pretenda hacer un minicurso de astronomía, solo lo comento para mostrar una pequeña analogía con lo que nos pasa en nuestra vida. Nuestra percepción no nos permite observarnos de cerca y manifestar esta situación que sí se percibe a grandes distancias, pero resulta que es lo mismo. Si alguno de nosotros se alejara lo suficiente, podríamos desaparecer de esta vida y alguno aún nos percibiría como existentes cuando ya no lo estamos. ¿Nos damos cuenta de esta relación entre nuestros sentidos, lo manifestado y las percepciones? ¿Podrá ser que lo que tanto anhelamos esté presente pero no lo estemos observando? Nuestra imaginación aunada a la intención nos provee de la posibilidad de cambiar esta ley física y descolocar para siempre la lejanía y el tiempo. Supongamos que deseamos una casa nueva y la visualizamos en nuestra imaginación con todos sus detalles. Al estar viéndola en el presente le estamos dando una realidad sin tiempo ni espacio, esto significa que para nuestro ahora en nuestra mente, existe. Si somos capaces de pensar en algo es porque lo estamos creando por el solo hecho de prestarle atención. Esa casa, que ya existe en mis pensamientos debe manifestarse de algún modo y como no nos interesa el como ni el cuando, ya es un hecho. Pero….no la veo. Recordemos que muchos objetos no son percibidos si los ubicamos a grandes distancias  o son percibidos aún cuando ya no existen. Esta analogía solamente pretende que nos percatemos de que a veces lo que deseamos en realidad ya existe, pero por motivos internos que nos son propios no estamos en condiciones de percibirlo y además muchas veces creemos como verdadero aquello que ya no existe, solamente porque nuestros sentidos nos proveen de información. Puedo asegurar que lo que pretendemos viene de las maneras más insólitas y que los caminos Divinos no tienen mucho que ver con lo que nosotros aseguramos como cierto y válido. Hemos creado un Universo con leyes físicas que son perfectas pero que a la vista de nuestra cotidiana manera de ver las cosas, muchas veces se contraponen con lo que llamamos espiritualidad. Esto es real para nuestros sentidos y nuestro intelecto pero no es así. Los conceptos espirituales y las leyes físicas no solamente están en concordancia sino que no falta mucho para que la ciencia actúe para demostrarle a nuestro intelecto que existe algo más, que es maravilloso y que nosotros somos los portadores de los genes de la Verdad y la Sabiduría.   Gracias a Todos Juntos con Amor Divino [email protected] Victor...

Google+