Google PlusFacebookTwitter

Comprender

By on Mar 11, 2012 in ley de permitir | 0 comments

Hola a Todos Quisiera referirme esta vez a algunos temas que parecerían complicados de entender pero aseguro que no lo son. Nuestra vida está colmada de enseñanzas por doquier, está colmada de servicios que nos prestan y que prestamos a los demás, el problema, si es que queremos llamarlo así, es que muchas veces no nos damos cuenta de esto y es por ello que vivimos sin entender. Cada uno de nosotros que sea capaz de mantenerse en lo alto de si mismo, que logre verse como realmente es, con las cualidades que realmente tenemos, sin dudas y con la valentía que tenemos para mantenernos en esta postura, le estamos ofreciendo un gran bien a la humanidad, pero….. si nos “damos cuenta” mucho mejor porque así estamos ofreciendo nuestros servicios a la humanidad concientemente y ahí está la cosa. Ser conscientes de lo que hacemos no significa saber que estamos haciendo algo, sino que lo que hacemos está dirigido en nosotros pero en nuestra comunión con lo Divino. Desde aquí podemos asegurar que todo se entiende y todo se comprende. Para muchos, la vida es un paso por esta tierra y nada más y para otros es el trampolín a la ascensión. ¿Qué es lo que cada uno pretende? No lo se, pero se cual es el final. Se que es lo que Yo pretendo para mi vida pero de ninguna manera voy a obligar a nadie a que haga lo que Yo hago, lo que si deseo es comentar mi experiencia para que sirva a otros, “porque en una de esas es parecida a lo que a mi me acontece y aconteció”. Cuando queremos comprender algo generalmente recurrimos a nuestro intelecto porque es la forma que hemos aprendido, pero cuando liberamos al mismo intelecto de su creída tarea, nos encontramos que podemos comprender  no sin su ayuda, pero si prescindiendo de la interpretación a la que estamos acostumbrados. Cuando estamos caminando por la calle y sucede cualquier cosa que en realidad no tiene nada que ver con lo que estábamos pensando y de pronto “zas”, viene una idea brillante y luminosa que nos abre el camino hacia un nuevo escalón y de pronto “comprendimos” algo, ¿nos damos cuenta que en esa comprensión el intelecto tuvo poco que ver? Y no estoy diciendo que no tenga nada que ver, tiene su importancia porque todo lo tiene, estoy diciendo que no es el único camino posible cuando se abren las puertas dela Verdadera comprensión y cuando se abren las puertas ¿Por qué cerrarlas? La comprensión tiene que ver con nuestro recuerdo de Quienes Somos en realidad. Todo, absolutamente todo se puede saber y comprender; basta con una toma de decisión consciente. Entre otras cosas, la práctica hace lo suyo. No podemos lograr la comprensión verdadera si no practicamos lo que sabemos que debemos hacer, en realidad sin obligaciones y sin esfuerzo, fluidamente, pero si no lo hacemos tampoco llegaremos lejos. Hay cuestiones que debemos incorporar a la vida diaria sin las cuales la ascensión no es posible y no estoy diciendo que no se logre sino que la decisión de hacerlo es propia y de nadie más. Por ejemplo: Recuerdan aquello de las palabras que usamos, de criticar y juzgar. Bueno, parece algo trivial y sin embargo aseguro que esta práctica llevada a diario y por siempre trae tantos beneficios que son inimaginables hasta que se practica. Una vez que entramos en el recinto sagrado de nuestra comprensión, la vida cambia, las necesidades cambian y los deseos buscan ser cumplidos para auto-satisfacer su propia voluntad de volcarse a la persona que los demanda. Mi deseo es que Todos comprendan su potestad y que respondan a la pregunta ¿Quién Soy? En cada uno Gracias a Todos Juntos con Amor Divino Victor [email protected]      ...

¿Que es lo que hacemos?

By on Feb 28, 2012 in ley de permitir | 1 comment

Hola a Todos ¿Que es lo que hacemos cuando no hacemos nada? El no hacer nada desde nuestro punto de vista significa que dejamos que la vida nos lleve para donde ella quiere sin ser protagonistas, sin ser partícipes, sin proponernos la voluntad de hacer “algo” para remediar esta situación. Podemos, por ser nuestra potestad, cambiar todo lo que nos parece negativo en algo positivo. Al estar inmersos en lo cotidiano, muchas veces nos olvidamos de lo más importante  que es estar “conectados” con nuestra Divinidad y es tan solo desear que así sea: Deseo estar conectado con mi propia Divinidad y dejar que Ella haga por mí. ¿Por qué? Porque lo Supremo no conoce de errores, es todo abundancia, es salud, prosperidad, opulencia, luz, paz, camino correcto, es certeza y no creencia. Cualquier deseo constructivo es bueno y no interfiere con nadie, no es egoísmo ni nada que se le parezca, es voluntad llevada a la práctica diariamente y en todo instante. A partir del momento en que decidimos lograr nuestra relación con lo Divino, es tan solo deseándolo, solamente queriendo hacerlo, concientemente formulando el deseo y tomarlo como cumplido ya que esta relación implica la certeza de que es así y no alberga alguna duda. La duda, así como el temor son paredes muy difíciles de atravesar porque nos anteponen con la pelea y la batalla del intelecto que seguirá buscando su dominio. Pero si a pesar de esto seguimos concienzudamente, siendo valientes y atrevidos, el éxito es seguro. Tan solo con desear estar “conectados” con lo Supremo, lo Supremo se manifiesta porque es Ley que así suceda. Y, ¿Qué pasa si nos entregamos a lo Divino? Comenzamos a hacer, pero no desde un punto de vista exclusivamente humano, sino desde un lado distinto, sin temores ni dudas, con la convicción de saber que no hay errores, el mundo se transforma y la imaginación vuela a estadios elevados, con un nivel de conciencia cada vez más potente en donde la realidad es lo que queremos que sea; siempre expansiva, constructiva, demoliendo los viejos recuerdos que son de la memoria y que nada tienen que ver con el ahora que deseamos. Algunos creen que no solo lo bueno se puede lograr en este proceso, pues les digo que es un trabajo inútil intentar hacerlo, es como tirar un bumerang muy bien tirado porque vuelve con absoluta seguridad hacia quien lo arroja. Frente a lo Supremo, lo humano no tiene poder. Yo deseo que la Perfección de lo Divino sea en cada uno y que la actitud correcta se manifieste en Todos porque esa es nuestra herencia. Es a partir de esta valoración que ya puedo decir que estoy haciendo porque hacer en función de lo Divino es realmente hacer. Cuando seamos capaces de: Ver lo bueno aún donde aparenta no estar. Escuchar la Verdad aún donde surja la mentira. Hablar solo en función dela Divinidad que hay en todos y cada uno de nosotros; estaremos en condiciones de realmente Hacer porque ya no estaremos creyendo en esta ilusión, sino que seremos parte del Verdadero Hacedor. Nuestra “condición” humana hace exactamente eso, nos condiciona y a medida que dejemos de creernos solos y pobrecitos humanos, expandiremos nuestra conciencia y la realidad que veremos hará que esta ilusión cobre su real valor, solo una ilusión. Gracias a Todos Juntos con Amor Divino Victor [email protected]  ...

Nadie, nunca y jamás

By on Feb 15, 2012 in ley de permitir | 1 comment

Hola a Todos En este preciso momento Yo deseo profundamente escribir esto que voy a decirles y que espero que sea para el bien de muchos. ¿Alguna vez han escuchado esto de que “nadie” es perfecto, “nadie” tiene la culpa, “nadie” es esto o aquello? Parece ser que a “nadie” se le adjudica tanto que en realidad tiene todo el aspecto de Ser el mismísimo Absoluto y Hacedor. El opuesto o antónimo de nadie es “alguno o alguien”. Entonces si nadie es perfecto, la Divinidad es nadie y alguno o alguien no lo es. Este trabalenguas idiomático sirve para demostrar incluso en nuestro propio idioma, como es que lo Divino siempre se asoma para darnos una enseñanza. Veamos un poco más como es esto. Cuando la gente dice “nadie”, está declarando que no es posible la perfección y además se incluyen a ellos mismos en esta falsa creencia y además aseguran que “nunca” es posible. Si “nunca” es posible entonces “nunca y nadie” son la Perfección. Dios es Nunca y Nadie. El antónimo de nunca es “siempre”; entonces si nunca es posible, siempre, no lo es. Seguimos un poco más con este trabalenguas metafísico. Cuando la gente dice nunca, está declarando y decretando que “jamás” sucederá, pero sabemos que lo que nos sucede es producto de nuestros pensamientos y decretos, entonces cada vez que declaramos y deseamos algo, lo que se manifiesta proviene de Nadie, Nunca y Jamás. Vayamos un poco más lejos. Es muy común que la gente se exprese con palabras que no tienen la menor idea de lo que significan en realidad. Recordemos que Nadie es perfecto, que Nunca es posible y que lo que va a suceder es Jamás. ¡Nadie, nunca, jamás lo logró!  Quiere decir: Lo perfecto es posible y es lo que sucederá. Cada vez que alguien me comenta algo o escriben al mail, Yo lo leo o escucho como he aprendido a hacerlo. Muchas veces las palabras que usamos encierran una gran Verdad y el que las dice probablemente no tiene ni la menor idea, pero si el que las escucha lo hace no solo desde los oídos; cada palabra y cada frase entregan una enseñanza para ser aprendida. Esta cualidad nace en cada uno de nosotros por voluntad y decisión propia. Es muy común que la gente diga que no tienen la culpa de nada de lo que les acontece, que la culpa es del gobierno o la política o tantas otras cosas más. Parece ser que la “culpa ajena” es otro gran hacedor. Culpa es cometer un error o falta voluntariamente. El antónimo de la culpa es el “perdón” entonces si la culpa hace que se manifiesten algunas cosas, el perdón hace que se disuelvan. Está en cada uno decidir que cosas se hacen y que se disuelven. Es mi profundo deseo que en esta atrevida y humorística enseñanza, se logre entender que descifrar lo Divino es un juego que vale la pena jugar. Este juego es parte de la Bendición que nos fue dada por potestad. Gracias a Todos Juntos con Amor Divino Victor...

Google+