Google PlusFacebookTwitter

¿Quienes creemos que somos?

By on May 24, 2011 in ley de permitir | 1 comment

Hola a Todos ¿Quienes creemos que somos? No sea que creamos en nuestra propia grandeza y logremos lo que realmente estamos buscando. Hay un reto que cada uno de nosotros tarde o temprano vamos a tener que asumir y es el de sabernos con la capacidad de crear nuestro mundo, pero crearlo es asumir también la responsabilidad que le cabe. Si se que soy responsable entonces me hago cargo y si me hago cargo dejo de protestar por todo y hacharle la culpa al mundo; ni la economía, ni la política, ni las religiones tienen algo que ver en esto, Yo Soy y es todo. Si me reconozco acepto mi grandeza, si acepto mi grandeza acepto todo y si acepto todo es porque Yo Soy y me reconozco. Es la serpiente que se muerde la cola. Si tengo certeza en saber quien soy, entonces puedo hacer por mí y por el mundo. Ese es nuestro trabajo. Me animo a pedirles que piensen en mí, que me imaginen abundante, pleno, saludable, en paz. Si así lo logran, es porque es el mundo en el que vivo, el mundo por el que pido, el mundo que imagino, porque es el mundo en el que todos ustedes comparten conmigo la bendición de Ser. En el mundo que vivo, todos tenemos las mismas oportunidades y las mismas posibilidades, la miseria cada día se desvanece en la plenitud de la abundancia, deja de ser dominante la pobreza, no hay posibilidad para la enfermedad. Estamos en Paz. Yo vivo imaginando lo que deseo con desapego y eso los incluye a ustedes, a todos y si ustedes me imaginan a mí abundante y pleno, se produce una retroalimentación positiva que les devuelve lo mismo que imaginaron de mi; básicamente porque sanaron. Si hacemos este pequeño pero significativo ejercicio todos los días con todas las personas y situaciones, no podemos menos que vivir en Paz. Si digo que los veo abundantes es una cosa, pero si además lo imagino y tengo la certeza de que así es solo puede ocurrir lo que imagino. Si pudiéramos cada vez más personas pensar en lo mejor para el otro considerando que estoy incluido, la paz no tarda en llegar. No importa cuantas noticias malas escuchemos en el día, dejémoslas de lado y cortemos por lo sano enfocando nuestra imaginación en solo lo positivo, solo lo bueno, solo el Amor absoluto del Ser. Cuando logramos el objetivo, solo lo bueno y lo positivo vamos a ver. No importa si alguien dice que lo malo sigue existiendo, en cada uno las posibilidades son infinitas y posibles y así solamente veremos lo que queremos ver porque somos los hacedores del mundo. No hay vallas a saltar, es una ilusión aprendida y aceptada, no hay caminos por recorrer que ya no hallamos recorridos juntos, entonces estamos en lugares conocidos y sabemos por donde ir, vallamos juntos porque es la única manera de viajar, dejemos de lado la necesidad de la soledad, esta falsa idea de separación; si somos Uno, no podemos menos que saber que lo que pienso, de alguna manera u otra va a tocar al otro. Llega el momento en que dejamos ya el puro pensamiento para pasar a un rango vibracional mayor que es el pensar y sentir, en donde la imaginación juega junto al sentir el hecho terminado. Cuando sentimos, nos damos cuenta que ya no estamos en la búsqueda porque ya lo tenemos, uno no sigue buscando lo que ya tiene. Pero uno nunca es el sentimiento, no somos lo que sentimos porque eso sería contradictorio, en todo caso podemos sentir lo que somos que no es lo mismo. Puedo sentir que somos cuando estoy buscando que todos mis hermanos sean partícipes de mi mundo, porque al mundo que imagino, lo siento hasta en mis entrañas. Cada día uno se aleja cada vez más de lo que antes parecía normal, ahora esa normalidad ya ni la veo. Veo a un mundo cada vez mejor porque además Yo también estoy en el mundo y lo veo porque lo pienso y lo imagino, pero también lo siento y lo siento tan profundamente que casi el sentir ocupa todo es lugar. La tan ansiada Paz es posible solo cuando llegamos a sentir esta preciosa unidad, esta joya del Ser que nos deleita con todo el esplendor. El ejercicio: Los pienso, los imagino en todo su esplendor y sabiduría y me imagino que ustedes lo hacen conmigo; son abundantes y sanos y así veo que me ven. Lo deseo con desapego al resultado sabiendo que reciben más de lo que puedo imaginar y siento profundamente que es así y termino sintiendo solamente en la unidad del Ser del que jamás hemos estado separados. Piensen, imaginen y sientan lo mejor incluyéndose, que así incluyen al mundo. Yo lo hago en todo momento. Gracias Juntos con Amor Divino [email protected] Victor...

La certeza

By on May 22, 2011 in ley de permitir | 2 comments

Hola a Todos He estado pensando estos días que muchas personas necesitan “ver para creer” o también que desean ser “creídos para creer”. En realidad lo único que el hombre puede ver es la Verdad y la ilusión de la que formamos parte no contradice lo anterior. Se que se nos hace difícil hablar de este tema. Hoy en día la información está globalizada, cualquier tema lo encontramos en Internet, de hecho nosotros nos comunicamos por esta vía. El hecho de estar así “conectados” es un muy buen indicio de la manifestación en esta vida de la idea de Unidad, del producto de imaginar un mundo formando casi un todo indisoluble. Esta manifestación, es debida esencialmente por la certeza. Cuando pensamos en algo y esto se plasma en la vida, tenemos certeza de que lo hicimos, pero el problema radica en tener certeza para lo que aún no está manifestado y esto también es certeza. Si al imaginar lo que pretendemos mejor para nuestra vida, no le damos certeza de realizado, es certeza de que no lo vamos a lograr por lo tanto también es certeza, es decir sea para manifestar o no, nuestra conciencia de lo que significa certeza es el puntapié inicial. Se que no es fácil creer más allá de lo que nuestros sentidos nos indican y entonces probamos cientos de métodos para lograr el tan ansiado objetivo y si se alcanza, la certeza no tiene discusión, pero cuando no sucede así, no nos damos cuenta que estamos utilizando el mismo principio pero en sentido contrario. La realidad no cambia, solo es cuando enfocamos o intencionamos en lo deseado que se manifiesta o no. Cuando pregunto si estamos preparados para vivir en la certeza, estoy preguntando si vamos a dejar que desde nuestro Ser la Realidad se haga cargo de la ilusión, pues nosotros no podemos. La Realidad es el eterno inexplicable, es El Amor puro, es la Verdad inmutable, es la Sanación perfecta, es la Cura total. Vista así la situación, nuestra mente debe estar disciplinada para aceptar la idea de esta entrega, caso contrario su necesidad de controlar lo va a impedir. Todos los métodos apuntan a esto. La libertad se logra cuando la responsabilidad de nuestras vidas es tomada al 100 % y esta decisión significa entrega, significa vivir con certeza, vivir sabiendo que todo es perfecto porque no somos los hacedores, somos los certeros que damos en el blanco al aceptar dar a lo supremo las acciones diarias, de esta manera dejamos manifestar lo que deseamos a la parte nuestra que sabe como hacerlo. Cuando imaginamos lo que deseamos con desapego, hacemos justamente esto, siempre se manifiesta 1000 veces más de lo previsto porque no dejamos a nuestra mente interferir entonces opera la certeza. Puedo asegurar y créanme que así es, que cuando los deseos son desapegados, cuando dejamos de ser esclavos del resultado, lo que vemos es maravilloso. Si deseamos estar libres, la intención es la de Ser como Somos en realidad y no la de esclavizarnos a otra idea para así volver a empezar. Cuando con certeza dejamos que lo supremo se encargue, somos libres porque con el mismo principio autorizamos a nuestro Ser que actúe y jamás puede hacerlo mal. Damos y por eso recibimos y cuanto más damos más recibimos. Nosotros solo podemos dar lo que tenemos y ¿que daríamos? la ropa fea que no se usa y que en lugar de tirarla la donamos o damos con sinceridad no cambiando de lugar la basura. Este acto de dar es un acto elevado por si mismo y darnos en primer lugar la certeza de quienes Somos es el paso adecuado para luego dar solo lo más ennoblecido que tenemos porque solo eso podemos dar, lo demás es limosna. Por esto pregunto ¿Estamos dispuestos a vivir en la certeza? Gracias a Todos Juntos con Amor Divino [email protected] Victor    ...

El ruido y el deseo

By on May 17, 2011 in ley de permitir | 11 comments

Hola a Todos. ¿Como están? Como habrán observado estuve sin escribir, precisamente desde el 12 de mayo, hace 5 días. Cuando esto sucede, es porque hay una parte de nuestro ser que está pidiendo silencio, quietud y calma y no precisamente porque el ruido sea lo que molesta, sino justamente para dejar de escucharlo, el ruido tapa a los sonidos. ¿Se entiende? El ruido es para los sonidos como el deseo es al desapego. En el ruido, un sonido no se escucha y pasa a formar parte del mismo ruido que lo tapa,  no son lo mismo, pero… tienen la misma escencia. Cuando hay ruido nadie escucha; en el sonido las palabras fluyen en la paz del entendimiento. Cuando hay ruido hay deseo, en el sonido el deseo es acompañado por el desapego que es la forma más sana de sonido y el sonido es vibración armónica que se conjuga con el Universo en su forma más pura. Los instrumentos musicales, se afinan para que suenen en armonía. Esta es la armonía que deja que los escuchemos y nos deleitemos con ellos. El deseo es inarmónico porque vibra en una onda ruidosa, descontrolada y molesta; en cambio el desapego es armónico porque nos ubica en la frecuencia del Ser, es melodía preciosa porque nos eleva hasta sentir la Unidad. En el desapego está la verdadera manera de escuchar, la verdadera forma de desear. Cuando deseamos con una mente descontrolada, esperamos los resultados que devienen del pedido, pedido que no es plegaria ni oración porque en aquella misma frecuencia se encuentran el pedido y la necesidad del resultado. Cuando lo hacemos desde el desapego, estamos entrando en armonía con nuestro verdadero Yo que, sabiendo su verdadera esencia, nos entrega mil veces más de lo que somos capaces de percibir en lo solicitado. El desapego es la quintaesencia de la manifestación mayor, no esperar resultado alguno es el secreto, el respeto por las leyes del Universo su segura concreción. Cuando imaginamos lo que deseamos con la fuerza del huracán, el resultado es desastroso, el ruido destruye. Cuando imaginamos lo que deseamos con la delicadeza de la brisa, la manifestación se logra por desapego, es decir no esperar el resultado que esperamos sino por saber un resultado mil veces mayor generado en la mente infinita del Ser. Nosotros creemos saber lo que deseamos, eso es ruido. Deseemos con desapego y el deseo deja de ser molesto y por siempre insatisfecho. En la dualidad que percibimos en esta vida, ningún deseo va a ser realmente satisfecho, en el desapego la dualidad es entregada a lo Mayor para que la disipe y nos permita un disfrute mayor sea cual sea el deseo. El desapego nos lleva a dejar la mezquindad por la abundancia por el solo hecho de dejar abierta la puerta a las mayores manifestaciones. Esperar un resultado es el producto del deseo de controlar como hacer y eso implica desarmonía con el Todo, es vernos arrogantes en lugar de valerosos, es hacer ruido para no escuchar. El silencio precede al sonido armónico, la orquesta toca junta y ningún instrumento desafina ni está fuera de tiempo respecto de los otros instrumentos. Nadie brilla por si mismo sino en conjunto con los demás y todos son brillantes. El desapego nos lleva a tocar en la orquesta del Universo cuando por el nos armonizamos con el sonido más alto que podamos escuchar. Cuando sabemos que el resultado es mil veces mejor que lo solicitado, es el sonido del desapego el que escuchamos. El ruido del deseo entorpece a quien escucha, la suavidad del desapego nos convierte en ejecutantes de la gran orquesta y toda la música es nuestra. Deseemos con valentía pero no con arrogancia, valentía por sabernos quienes somos y arrogancia por creernos lo que somos. No es lo mismo. El desapego nos entrega la posibilidad de darnos cuenta que los resultados esperados son pequeñeces al lado de lo que podríamos recibir. Hace algún tiempo pregunté se estaban dispuestos a dejar la mezquindad por la abundancia, la tristeza por la alegría, la enfermedad por la salud, la miseria y la pobreza. Algunos respondieron que si. Esperé todo este tiempo para agregar una pregunta más ¿Estamos dispuestos a desear con desapego?, ¿a no esperar más que la manifestación mayor? Porque además, no hay otra. Gracias a Todos Juntos con Amor Divino [email protected] Victor  ...

Google+