Google PlusFacebookTwitter

Algo más sobre los deseos

By on Jul 12, 2011 in ley de permitir | 7 comments

Hola a Todos En esta oportunidad me gustaría compartir un nuevo pensamiento que nace a partir de, para mi, profundas experiencias. Cuando uno decide recorrer este aparente camino, a medida que nos acercamos a algo que pretendíamos lograr, otra meta aparece para ser alcanzada y luego otra y otra. No cabe duda que cuanto más deseamos; más deseamos. El deseo puede descontrolarse si no entendemos bien a que se refiere el propio deseo. Las necesidades que tenemos son propias de la idea de no poseer, pero las posesiones son propias de quien se cree dueño y este concepto lleva a la nueva idea de ser dueño de algo. En realidad, ¿somos dueños de que? Todo lo que tenemos fue dado por La Fuentede Todo Dar en función de nuestros constantes pedidos a lo largo de toda nuestra vida y, en su infinita bondad así fue dado. Los deseos apegados al resultado son el paradigma de la desconfianza y la falta de certeza y por eso mismo somos tan cautos y poco atrevidos al decidir. La falta de atrevimiento decide por nosotros. La cautela decide por nosotros. La mezquindad decide por nosotros. Aún nadie me ha convencido de que tener algo muy valioso es solo para algunos. Lo más valioso que podemos tener, que es la visión dela Divinidad, ¿también es para algunos? Una vez más, si no somos lo suficientemente atrevidos, llega la percepción de que lo mejor se lo lleva otro, el que puede, el afortunado, el rico o el millonario. Aseguro que no es así. Les comento lo siguiente: Una vez quise tener una casa, ahora tengo dos y ninguna la adquirí con esfuerzo, normalmente me muevo en moto pero me pareció importante tener un auto para los días de invierno muy crudos o los días de lluvia y también lo tengo, ninguno con esfuerzo. El Universo se abre de par en par si le damos la bienvenida. Pero lo más importante es saberse un vehículo de lo Supremo, no por poseer algunas cosas, sino lo contrario, primero me abrí a lo Divino y mantenemos un diálogo permanente y cada vez soy más atrevido. El miedo a pedir se transforma certeza de tener, no antepongo mis dudas de cómo ni de que manera. Nuestra educación social nos ha formado en la idea de que debemos luchar para todo, y cuanto más esfuerzo, más valor. No es así. La lucha más grande, si es que podemos llamarla así, es con nosotros mismos, con nuestra pobreza mental, con nuestra cobardía adquirida a través de miles de generaciones. El valiente no es aquel que se enfrenta solo a un ejército, ese es un demente, el valiente es el que se atreve a verse a si mismo como lo que realmente es, sin miedos ni culpas. Si Yo Soy, entonces lo llevo a cabo y entrego a quien realmente sabe y hace y lo hago una y mil veces. Si sabemos que la pobreza y la enfermedad son nuestros estados en la vida, también lo son la salud y la abundancia, la elección está en decidir si lo hacemos nosotros o dejamos que quien sabe lo haga. La entrega es el deseo más desapegado que conozco. La Grandiosidad no tiene límites,La Divinidad se expande en nosotros, Lo Supremo se manifiesta. No importa como. Nuestro corazón abierto es la puerta al Amor más profundo. Amar lo Divino no es un requisito, es la llave. Con solo mirarse uno mismo percibimos lo Divino, porque eso Somos. Gracias a Todos Juntos con Amor Divino [email protected] Victor...

Tanto amor

By on Jul 8, 2011 in ley de permitir | 0 comments

Hola a Todos ¡Cuanta necesidad de Amor! Pues claro que si. Solo por Amor el Universo Da. Pero ¿nos estamos dando cuenta lo que significa esta última frase? Nunca nos falta Amor, no nos damos cuenta de esto y de ahí tanto ruido, es tanto que ni siquiera escuchamos esa voz profunda que nos lo dice. Pedimos Amor porque sin el no podemos vivir, esto está más claro que el agua clara, si no, no lo estaríamos pidiendo tanto. Pero he aquí donde marco una diferencia: No puedo Amar si no me Amo primero y con todas las letras. Amarse uno mismo significa mucho y muchas actitudes hacia uno mismo que normalmente no tenemos pero que definitivamente deberíamos tener. Ya conocemos que así como nos veamos, veremos el mundo. Si sano, me amo Si me libero, dejo de ser esclavo de mis deseos apegados entonces me amo. Cuando despliego mi luz al Universo entero, me reconozco y me amo. Cuando doy, me amo. Si no espero el resultado que me proponen los sentidos, me amo. Cuando mis deseos son desapegados, es decir sabiendo que lo que voy a recibir es 1000 veces mayor a lo que puedo imaginar, me amo. Cuando acepto mi basura y la amo, me amo. Me doy cuenta de ese Amor, cuando entrego mi porquería a lo Divino, entonces me amo. El acto de entrega a lo Supremo es un acto de profundo Amor. Yo no le entrego mi bondad a lo Divino, le entrego mi basura. Yo no le entrego mi sabiduría a lo Divino, le entrego mi ignorancia. Yo no le entrego lo que tengo a lo Divino, le entrego mi apego. La vida es expansión como lo es el Universo y esa expansión significa “no límites” nuestra mezquindad nos tiene a mal traer. Cuando seamos capaces de aceptar nuestras limitaciones y comencemos a dejarlas ir, la vida se transforma en placer puro. Dejar ir algo es aceptarlo primero, reconocerlo y luego darle su libertad y para liberarlo, sería muy útil amarlo. ¿No queda claro que para lograr lo que pretendemos, lo hacemos desde nosotros? Cuando estoy pidiendo, en esta creencia de no tener, me escucho a mí. No estoy escuchando al vecino. Cuando creo tener un problema, me lo digo primero a mí, aunque luego se lo comente a otro, primero me escuché yo. Estoy conmigo todo el tiempo. Esa sensación de soledad que deriva del estado de estar conmigo, es bendita, porque es la antesala de reconocer la Unicidad. Cuando logramos este estado, no es posible sentirse solo, entonces no buscamos, tenemos. Yo no le entrego mi soledad a lo Divino, le entrego mi creencia de estar separado. Cuando acepto mi Ser, me amo. Cuando acepto que puedo tener, me amo. Yo no le entrego mi escasez a lo Divino, le entrego mi falta de certeza. Cuando acepto lo Divino, Soy y cuando Soy, Soy Yo y cuando Soy Yo, puedo escribir lo que escribo. He aquí varios ejercicios que hago a diario y que los comparto con todos. Están escritos más arriba. ¡Si pudieran imaginar la hermosura de sentir fluir en uno mismo lo Supremo! Son estados que llevan a otro estado y luego a otro. Es una labor diaria que cada vez se hace con mayor placer, la obligación de hacerlo se transforma en servicio y el servicio es puro Amor. Digo lo que hago no para ser copiado, lo digo porque en cada uno de nosotros está siemprela Felicidad de hacerlo, no es privativo de nadie, es derecho de Todos. Gracias a Todos Juntos con Amor Divino [email protected]

Un solo camino

By on Jul 5, 2011 in ley de permitir | 0 comments

Hola a Todos La verdad tiene un solo camino y es ella misma. Cualquier cosa que busquemos solo nos conduce a lo mismo. Nadie esta solo y Todos estamos acompañados. Nadie es el Ego y Todos el Universo. La necesidad de separación hace que nos sintamos apartados por algún motivo que generalmente se traduce en malestares o enfermedades que nos auto-recluyen, es un engaño al que si le hacemos caso la visión del la Unidad se nubla. Somos sanos, abundantes y perfectos; entonces ¿Por qué no nos vemos así? Las afirmaciones por si mismas pueden llevar a la frustración si no se hacen adecuadamente. He visto gente y lo sigo viendo, que se proponen metas que con el paso del tiempo, al no manifestarse, se frustran y enojan y por lo común se creen culpables por no lograr su cometido. Amen este estado hasta liberarlo, no lo rechacen, hagamos de cada experiencia un motivo más para amar y sanar. A cada dolor corporal que he tenido con solo aceptarlo y sentir profundo amor por el, lo sané. Nadie tiene esclavos que ama, la libertad se consigue aceptando y amando lo que somos; esto de por si solo nos eleva sin darnos cuenta a un nivel de conciencia más elevado y ese estado cambia a cada aceptación que tengamos de nosotros mismos, porque en definitiva estamos aceptando nuestra Divinidad. Solo la Verdad es real, entonces sería muy bueno que nos preguntemos que es esa Verdad de la que tanto se habla y parece que pocos conocen, pues esto es otro engaño, todos la conocemos pero decidimos acudir al maestro equivocado. Podrán preguntarse ¿Cuál maestro? Estoy muy convencido de que cuantos más interrogantes, más tendemos a la auto-indagación y a la auto-respuesta. Es una felicidad para mí saber que tantas personas buscando en si mismas encuentran porque cuanto más encuentran más se sanan y más nos sanamos todos. Tenemos todas las respuestas a todas las preguntas y es de un valor incalculable que cada uno lo logre. La liberación que buscamos esta en nosotros y en la visión de lo Uno, lo que cada uno haga repercute si o si en los demás. El Universo es infinitamente dador, ¿tenemos las manos abiertas para recibir? ¿O es más fácil culpar? Decimos que recibimos en función de lo que damos, entonces seríamos muy tontos en tener las manos cerradas. La ilusión del tiempo y el espacio nos condiciona para la recepción. Dejemos que la recepción sea tal y como viene porque eso es certeza. Siempre obtenemos mucho más de lo que imaginamos. La frustración de no manifestar está acompañada de un error. Solo la Divinidad otorga, por esto es que insisto tanto en sanar, esta sanación conlleva menos división en nuestra mente y mayor acercamiento a lo Supremo. No es fácil correr con una pierna rota, sanemos y la posibilidad aumenta proporcionalmente. Lo que generalmente veo es justamente esto, la protesta por no poder correr cuando tenemos la pierna lastimada, es demencial pretender hacerlo, pero no quita la posibilidad si nos sanamos, entonces sí la propuesta tiene consistencia. Siendo libres elegimos, siendo esclavos vivimos de ilusiones de libertad que a veces no llegan por persistir en la esclavitud. Pido a la Divinidad que sane mis pensamientos porque ellos están junto a mí y me gusta estar acompañado de lo bueno. La imaginación es otra forma de pensar entonces si imagino pero estando sano, solo pienso bien. Cada mañana que me levanto, lo primero que hago es pedir a la Divinidad por mi sanación, por la sanación de mis pensamientos que hacen que no me vea o que no vea a otros como los seres de luz que somos. Sano la visión que tengo del mundo y el Universo entrega lo que pido. Amo profundamente lo que soy y como soy porque así libero mis propios conceptos para recibir lo Divino que al no estar sujeto a ningún concepto solo da. Mis dolores son producto de mi y en mi se resuelven, mi felicidad es producto de lo Supremo que hay en mí y en la Divinidad se resuelven que es en mí. Gracias a Todos Juntos con Amor Divino [email protected] Victor...

Google+