Google PlusFacebookTwitter

Amor puro

By on May 29, 2011 in ley de permitir | 1 comment

Share On GoogleShare On FacebookShare On Twitter

Hola a Todos

Nadie ha venido aquí para estar ajeno a lo que digo, porque lo que digo no es palabra mía sino de Todos.

Nadie vino aquí para aprender porque ese no es el fin, vinimos a corregir nuestra idea de la realidad porque la Realidad no se aprende.

Pero si de aprender se trata porque esa idea subyace en nuestra conciencia y nos aquieta, tengamos en cuenta que no elegimos el programa a seguir ni la forma de estudio, venimos a aceptarlo y desde ese momento ya está aprendido.

Llega el maestro justo al alumno justo y este encuentro se santifica porque se reconoce la hermandad entre ellos y al ser La Verdad la que enseña, el maestro y el alumno aprenden que es lo mismo dar que recibir y esa diferencia de niveles que siempre se creyó verdadera se derrumba ante la presencia de la Unidad disminuyendo la idea de la separación.

Decimos esta verdad porque nos hemos comprometido ha hablar con Mayúsculas y no podemos menos que hacer caso a lo que Nosotros mismos nos comprometimos a hacer.

La visión de la Realidad inexplicable no puede ser entendida mediante los sentidos del cuerpo porque el intelecto interviene para dar una explicación racional a todo. Desde este momento digo que no le hablo al intelecto ni me dirijo a los sentidos del cuerpo.

Desde este momento todo es comprendido por más inexplicable que sea. Digo que tanto el símbolo escrito como el escuchado penetran tan profundamente en el Ser que los sentidos y el intelecto no pueden menos que dejarse a un lado.

Algunas de las proposiciones escritas más arriba parecen órdenes a cumplir porque esa es la manera que se habla para penetrar al Ser, el intelecto lo toma y lo absorbe, lo eleva y sucumbe ante la Realidad, dejando libre el camino al entendimiento puro y eterno.

Deja de intervenir porque reconoce la presencia Divina en cada palabra y nada ni nadie puede cambiar la escencia Universal.

Solo por Amor puro se interpreta una orden como una plegaria al Ser donde la certeza se torna en realidad.

Solo por Amor puro se interpreta al maestro y solo por Amor puro se oye al alumno cuyos intereses son los mismos y uno solo, dando a este sagrado encuentro la categoría de santidad.

El Amor es unión verdadera porque es la consolidación de la Verdad en la Unicidad y nadie queda afuera de esta sentencia pues aunque parezca un juicio de valor, en caso de serlo, el único juicio verdadero es el de la Verdad.

Estamos acostumbrados a dar jerarquías a las cosas, lo que está arriba vale más que lo que está abajo, la damos valor al juicio de los sentidos que nos promueven al espacio y al tiempo y es justamente esto lo que nos deja en el estado actual de las cosas sin posibilidad de cambiarlas. Nuestra mente al dejar de estar dividida nos ofrece la posibilidad de la comprensión sin juicio alguno, esta posibilidad es tomada por Nosotros con Amor Divino. Juntos en esta comprensión, nuestra idea del mundo se asemeja a un cuerpo puro sin culpa ni esclavitud. La libertad sobreviene como catarata de luz que inunda todo el Universo y nos incluye en la Paz absoluta.

Cuando entendemos la Realidad desde esta óptica no podemos menos que sentirnos plenos y la felicidad deja de ser un gozo que termina para cambiar a un sentir extraño que aún no recordamos bien y que al principio es difícil de explicar.

Entramos en comunión con lo más elevado de nuestro Ser según la conciencia de percepción que hallamos logrado y la energía que desplegamos en nuestra vida se torna acorde a nuestra imaginación y nuevamente lo que parece una orden a materializar es solo el Amor en consonancia con nuestro Ser según lo podamos interpretar.

Se que esto parece difícil de leer y más aún de entender, no está dirigido al estrato inferior de nuestro ser, sino al Ser con Mayúsculas que Todos poseemos por igual. Es alimento que nutre con Amor puro, es Verdad con certeza porque lo que se enseña es lo que se aprende.

Estamos en tiempos de madurar y de que el árbol de sus frutos. No estamos en lucha con el ego, solo que a veces duele porque nadie quiere cortar lo que el mismo regó durante tanto tiempo, no tengamos lástima por esto, a nadie hacemos daño, ni al mismo ego por nosotros creado. Eso es parte de la ilusión.

Gracias a Todos

Juntos con Amor Divino

Victor

[email protected]

 

  • Anónimo

    La ilusion… se siente tan real… pero eso es todo lo que es… ilusion

Google+