Google PlusFacebookTwitter

Algunas conductas

By on May 8, 2011 in ley de permitir | 0 comments

Share On GoogleShare On FacebookShare On Twitter

Hola a Todos

¿Como están?

Hablemos un poquito más de nuestra conducta si es que queremos la manifestación de nuestras más altas aspiraciones.

No cabe la menor de las dudas que aspirar a lo más alto conlleva algunas conductas que si bien no nos obligamos a tenerlas porque llegan sin que las convoquemos por ser la manifestación directa de este estado, hay algunas cuestiones que son ejercidas por la voluntad, por lo menos en un principio. Me refiero a nuestro diario accionar para con nosotros y para con los demás.

Es sabido que un aspirante debería llevar una conducta acorde a lo que aspira, pero cuidado, no estoy diciendo que llevemos una vida monástica ni nada por el estilo.

Hay una serie de detalles a tener en cuenta y a eso me refiero. No es del todo saludable estar “enganchado” con crónicas que pueden traernos malos momentos por el solo hecho de escucharlas o leerlas, si oímos noticias de los noticieros no cabe la menor duda que el 90 % son  de mala frecuencia y los desastres, guerras y demás pestes, pueden definir como es nuestro día; entonces podemos recomendar abstenerse de hacerlo por el momento; esto no significa dejar de saber lo que sucede en el mundo, pero también cabe preguntarse ¿en el mundo de quien suceden esas noticias?

Hay muchos programas en la televisión que están decididamente para el chisme y la crítica, que aunque nos lleven a la risa en algunos momentos, su escala de intensiones está muy por debajo de lo que un aspirante debería tomar como cierto.

Nuestros diálogos si no están dentro de ciertos rangos, producen una cascada de pensamientos desordenados y confusos que pronto nos conducen al olvido de nuestra meta, vale decir que es mejor en un principio manejarse voluntariamente dentro de algunos valores y utilizar palabras que no conlleven agresión de ningún tipo hacia nadie y eso nos incluye.

Mantenerse al margen de discusiones, nos produce un sostén mucho más prolongado del recuerdo de nuestra meta.

Suele suceder que durante nuestra jornada, la interacción con los demás influye de sobremanera en nosotros, es recomendable ser buen escucha pero es mejor mantenernos al margen de cualquier conflicto y para ello, basta estar en el escenario pero no ser actor.

Es muy común que la gente sean estos nuestros hijos, padres, pareja, compañeros de trabajo y demás, nos cuenten sus vivencias para asegurarse la aprobación de sus actos, en función de que aún no estamos preparados para la respuesta adecuada porque nuestra mente está también dividida y fraccionada, es sano recordar nuestro objetivo y la respuesta si es que la hay, es la mejor.

En general, la vida de un aspirante se llena de todo tipo de pensamientos y sentimientos que muchas veces son contradictorios con la vida que está acostumbrado a llevar. No hace falta el esfuerzo para tratar de cambiar algún pensamiento que consideramos malo, eso solo lo fija más aún, basta con recordar nuestra meta y sin importar como, el Universo se encarga.

Estar en compañía de quienes nos provocan bienestar es otro punto importante. La interacción con personas adecuadas al aspirante, conduce irremediablemente a un estado de descanso mental que favorece la calma y la quietud necesarias de tal manera que el recuerdo de nuestro objetivo deja de ser un pensamiento forzado.

Si observan bien, le estamos dando importancia al recuerdo, recordar nuestra meta. Este tipo de pensamientos traen consigo la reubicación casi inmediata de nuestra mente en el objetivo que no es el de la manifestación de alguna cuestión puramente material sino la consideración mayor de una visión Total.

Si tenemos constancia en estos recordatorios, nos preparamos permanentemente a estar atentos y siempre y en cada instante que lo hacemos, volvemos a realinearnos con lo Supremo.

Verán que es una cuestión de voluntad al principio, después de un tiempo ya no hace falta, uno mismo Es lo que quiere recordar y ya no se actúa.

Imaginar lo que mejor nos hace felices es un paso importante; nos reajusta a nuestro estado de Ser y nos trae el recuerdo de lo que Es Verdad.

Ser fieles a nuestras ideas, valientes en nuestras decisiones y atrevidos al imaginar-recordar nos permite alcanzar la Paz.

En un próximo encuentro podemos hablar de lo que nos sucede a nivel físico, pues tanto cambia nuestra percepción, que nuestro cuerpo no queda de lado.

 

Gracias a Todos

Juntos con Amor Divino

[email protected]

Victor

 

Google+