Google PlusFacebookTwitter

Aclaraciones

By on Mar 9, 2011 in ley de permitir | 0 comments

Share On GoogleShare On FacebookShare On Twitter

Hola a Todos

En este encuentro, en el que quisiera aclarar algunas dudas, hagamos de cuenta que en lugar de leer, me están escuchando. Algunas veces lo hago en vos baja, otras en vos alta y algunas más casi a los gritos. Imaginemos cada momento y luego hagamos silencio.

Cualquiera puede escribirme y como habrán comprobado los que lo han hecho, respondo apenas leo los mensajes, aunque a veces se escapa alguno porque queda ubicado en algún lugar que normalmente no entro en la computadora y, de pronto surge la necesidad de cliquear allí y lo veo.

Sigo viendo la tremenda necesidad que tantos tienen de manifestar, en lo que podríamos llamar la vida diaria, lo más apremiante que cada uno percibe como necesidad inmediata.

Pido a todos que definitivamente dejemos de buscar donde no hay nada porque nada vamos a encontrar. En el mundo hay ricos y pobres, sanos y enfermos, esclavos y libres y en todos los casos, si nos percatamos de ello, son divisiones, fragmentaciones de una visión incompleta. Las divisiones de clases son limitantes a la hora de acceder al beneficio del tesoro del Universo. Si quiero ser millonario, estoy fortaleciendo la idea de la pobreza por comparación, si quiero la salud estoy fortaleciendo la idea de la enfermedad por comparación, si quiero ser libre estoy fortaleciendo la idea de la esclavitud por comparación, es decir si busco para compararme con mi estado anterior, solo realzo lo que no estoy buscando. Esto no es una trampa más para que no logremos nuestro cometido, es parte de nuestra imperfecta manera de pensar, de una mente dividida que cuanto más busca en la incompletud, más se fracciona, ¿por que? Porque está juzgando, cuanto más se compara más se juzga.

Si en lugar de buscar ser abundantes porque nos vemos carentes, buscamos la abundancia por el hecho de ser dignos de ella, la situación cambia, no estamos juzgando, no estamos peleando ni habrá ganadores ni perdedores.

El secreto de esta idea se basa en que la culpa, el temor y la memoria nos juega en contra a la hora de Ser, Tener y Hacer.

Ser Dignos es un reconocimiento a nuestro auténtico Ser, a nuestra verdadera esencia y a nuestro verdadero Padre. Parecería que en cada pedido está implícita la idea de que no lo merecemos y entonces rogamos por el perdón de nuestros pecados para ser concedidos y si no lo logramos entonces surge el auto-castigo por la supuesta idea de que no lo merecemos y ahí empieza el círculo nuevamente.

No podemos seguir comparando lo que no tiene comparación. Eso es juzgar y si juzgamos, no podemos esperar otra respuesta que más de lo mismo; entonces: Pido, no comparemos nada con ningún estado anterior, nos liberamos de esa atadura y recibimos porque estamos dando nuestra entera y absoluta confianza.

Recordemos que si lo imagino, existe, si existe puedo alcanzarlo. ¿Les importa mucho saber como es que alcanzamos esto que imaginamos?

Cuando tenemos hambre, no estamos preguntando como hizo el cocinero para hacer tan sabrosa comida, en todo caso, luego de estar saciado, preguntamos.

Con la Sabiduría pasa lo mismo, llenémonos primero y preguntemos después. ¿Vale saber como se hizo un exquisito plato de comida cuando tenemos hambre realmente? El hambre significa vacío y de lo que está vacío no podemos tomar nada. El hambriento siente vacío y de él no puede tomar nada, el hambriento se alimenta y si no cambia su actitud volverá a ser un hambriento, un vacío.

Esta analogía puede servirnos para entender algunos procesos nuestros con el Saber; cuantos de nosotros nos detenemos en averiguar como se hace el plato de comida y nos quedamos sin comer, ¿para que sirve esto? Seamos receptores de la más exquisita comida jamás realizada pero no le demos importancia a como fue hecha hasta estar completamente saciados, primero la comida, luego el proceso. Nadie puede preguntar realmente hasta no saberse Sabio. Solo el sabio pregunta, más no para saciar su apetito sino para saciar el de otros y así en este proceso el sabio es más sabio.

Solo en la Paz podemos dar paz, solo en el Amor podemos dar amor, solo en la Plenitud del saber quien Soy Yo podemos entender el Proceso. Pidamos, pero como una plegaria hacia Todos porque cuando recibimos lo pedido es que dimos primero.

Veámonos completos porque del vacío nada se saca más que vacío.

Gracias a Todos

Juntos con Amor Divino

Victor

[email protected]

Google+