Google PlusFacebookTwitter

Aceptación y comienzo

By on Ene 2, 2011 in ley de permitir | 0 comments

Share On GoogleShare On FacebookShare On Twitter

Hola a Todos

Me he dado cuenta que aunque no halla un interlocutor que me pregunte, esta seguidilla de apuntes, se han transformado para mi en un diálogo entre alguien y Yo, alguien que mis ojos no están viendo, pero que veo desde otro lado, desde una óptica distinta.

¿Podemos decir que nuestros sentidos no son lo suficientemente aptos para obrar en toda su capacidad? Pueden ustedes imaginar como soy, como hablo, como es mi vos, si soy alto o bajo, gordo o flaco, y un sin fin de cualidades más, pero que son reconocidas solo por la vivencia directa, por el reconocimiento que dan los sentidos.

Como tantos de nosotros, he vivido sujeto al marco de los sentidos;  lo lindo y lo feo que mis ojos dejan ver, el agradable perfume de una flor o el horrible olor del azufre combinado con hidrógeno, lo áspero y lo liso, lo dulce y lo salado o escuchar una hermosa canción o una que no me guste.  Los sentidos son el reflejo externo de cualidades internas entre el pensamiento y el que piensa;  una dualidad fiel al hombre que aún no despierta de la ilusión de creer  ver en esta vida la realidad.

Si Yo dijera que la realidad que marcan nuestros  sentidos es la única verdad, podría asegurar que cuando es de noche en mi país, entonces es de noche en todos lados, mis sentidos me indican eso, es lo que veo;  pero claro, se,  porque  he aprendido que no es así y lo acepto y confío en esta verdad. “La acepto” , acepto cualquier cosa que me digan o hagan, siempre y cuando mis sentidos y la aceptación de su funcionamiento lo indiquen, me dan permiso a aceptar:  Si lo veo, lo creo.

Pues bien, parece ser que, para aceptar hay que creer que lo que nos dicen es cierto y que mejor oportunidad para hacerlo en uno mismo. No tienen porque creer en lo que digo, es más,  pido que no lo hagan, no crean una sola palabra de esta escritura, pero…. no quedarse en la protesta insulsa  sin sentido ni dirección,  háganlo en ustedes mismos, por ustedes mismos. Experimenten todo lo que escribo y aseguro, porque es la Verdad la que percibo, la que me permito ver y que de alguna manera influye en todos.

Cuanto más crean en algo superior a ustedes, más lejos lo ubican y así,  desplazándolo  en el tiempo,  la escusa de no llegar nunca queda perfecta, esta es una cualidad del ego que propone seguir como estamos y lo que digo y propongo no es destruirlo,  al contrario es  aceptarlo de una vez para saber que hacer con el, que además no es independiente de nosotros, pero que pierde terreno cada vez que aceptamos lo “Otro”. Si muere, puede volver a nacer, no matemos nada, liberemos  y aceptamos lo que deviene luego.

Aceptar es reconocer que  Yo Soy.

Gracias a todos

Juntos con Amor Divino

Victor

Google+