Google PlusFacebookTwitter

By on Abr 24, 2011 in ley de permitir | 0 comments

Share On GoogleShare On FacebookShare On Twitter

Hola a Todos. ¿Como están?

Nada de lo que nos parece lo es, algo está sucediendo y de mucho valor para Todos. Aunque nuestros sentidos nos digan que hacer al respecto, hagamos un alto y miremos a nuestro alrededor. ¿Qué vemos? ¿Qué es lo que hay? ¿Lo reconocemos? ¿Nos damos cuenta de ello? ¿Se dan cuenta de que nada sucede por que sí?, ¿que todo lo que creemos cierto basado en nuestros sentidos puede no ser tan así?

Desde hace un tiempo estoy diciendo que comencemos a imaginar pero de otra manera a la que estamos acostumbrados, ahora digo seamos participes de nuestra imaginación, utilicemos esta fenomenal herramienta para nuestro bien que es el bien de todos, sabiendo que nunca podemos estar realmente plenos hasta que no nos realicemos en todos. También dije que estaba esperando el momento apropiado para responder a todas las preguntas que hacen sobre mi experiencia aunque algunas cosas fui diciendo.

He aquí algunas respuestas:

Ubiquemos nuestros pensamientos en lo más alto de una escala que podamos imaginar, que incluya lo mejor para nosotros y lo mejor para los demás sin fronteras ni límites de ningún tipo. Estos pensamientos deberían incluir también a quienes creemos que nos hacen daño. Esto fortalece nuestra comunión con la esencia Universal que no tiene por naturaleza elegir ni clasificar juzgando. Esta posición al ser inclusiva, es abarcativa y plena llevándonos directamente a la idea de la Unicidad y evita, en la medida de cuanto podamos imaginar, lo mejor para mí que es lo mejor para todos y así disminuyendo paulatinamente la creencia en la separación.

Nos conviene comprender la creencia de nuestros estados. Si no comprendemos nuestra verdadera naturaleza, se hace difícil creernos y por lo tanto nuestras manifestaciones están siempre sujetas a idas y vueltas producidas por nuestra mente dividida y tentada permanentemente a creer en función de los sentidos humanos. En realidad los estados no existen siendo solo uno, el estado de Ser que involucra toda una serie de acciones que solo manifiestan su propia naturaleza; la abundancia, la paz y la alegría. Entonces, Yo Soy sin cualidades es una sana manera de imaginarnos, ni buenos ni malos. En cuanto nos acostumbremos a ello, la vida se vuelve milagrosa porque el Universo al no poseer cualidades, se manifiesta por entero al encontrar un canal directo en el que se le permite actuar.

Comencemos por ser concientes de lo que pensamos, que es una manera de imaginar, y propongámonos desechar aquellos pensamientos errantes y contradictorios sobre un mismo tema. Si decidimos algo que por naturaleza debería ser bueno, no tengamos reparos en mantenerlo en alto la mayor parte del tiempo que seamos capaces de hacerlo sin miedo a que nuestros sentidos nos digan que esto o aquello es imposible en función de algunas cualidades que creemos tener y que en realidad no son más que fantasías creadas por nosotros, el “no importa, sigo pensando en lo mejor” es una buena forma de acostumbrarnos a impregnar en nuestro subconsciente que damos lugar a su mayor y mejor manifestación.

Dejemos de darle importancia al tiempo y al como se hace. Nosotros no conocemos los mecanismos por lo cuales se declara frente a nosotros el Universo, en lugar de ello solo mantengamos nuestra atención en los objetivos propuestos dando por sentado que lo que es bueno para mí es bueno para todos y que si dejamos de pensar en lo malo, lo malo desaparece por falta de atención. Atendamos a la puerta de la Verdad que solo es abundancia, paz y alegría.

No seamos mezquinos, no busquemos el querer algo, no nos tentemos por hacerle caso a lo que nos digan respecto de nosotros, mantengamos en alto la idea de Ser sin cualidades que eso nos lleva directamente a la Fuente, seamos valientes en aceptar que lo que estamos viviendo es producto de nuestra manera de pensar.

No vale la pena hacer ningún esfuerzo en la realización de lo que pensamos porque eso contradice nuestra idea de la Verdad y lo contradictorio confunde las metas y así es que no se logran. En lugar de ello, centralicemos nuestra energía en la meta con absoluta precisión  y detalle.

Seguiremos con más.

Gracias a Todos

Juntos con Amor Divino

Victor

[email protected]

Google+