Google PlusFacebookTwitter

Algo más sobre los deseos

By on Jul 12, 2011 in ley de permitir | 7 comments

Hola a Todos En esta oportunidad me gustaría compartir un nuevo pensamiento que nace a partir de, para mi, profundas experiencias. Cuando uno decide recorrer este aparente camino, a medida que nos acercamos a algo que pretendíamos lograr, otra meta aparece para ser alcanzada y luego otra y otra. No cabe duda que cuanto más deseamos; más deseamos. El deseo puede descontrolarse si no entendemos bien a que se refiere el propio deseo. Las necesidades que tenemos son propias de la idea de no poseer, pero las posesiones son propias de quien se cree dueño y este concepto lleva a la nueva idea de ser dueño de algo. En realidad, ¿somos dueños de que? Todo lo que tenemos fue dado por La Fuentede Todo Dar en función de nuestros constantes pedidos a lo largo de toda nuestra vida y, en su infinita bondad así fue dado. Los deseos apegados al resultado son el paradigma de la desconfianza y la falta de certeza y por eso mismo somos tan cautos y poco atrevidos al decidir. La falta de atrevimiento decide por nosotros. La cautela decide por nosotros. La mezquindad decide por nosotros. Aún nadie me ha convencido de que tener algo muy valioso es solo para algunos. Lo más valioso que podemos tener, que es la visión dela Divinidad, ¿también es para algunos? Una vez más, si no somos lo suficientemente atrevidos, llega la percepción de que lo mejor se lo lleva otro, el que puede, el afortunado, el rico o el millonario. Aseguro que no es así. Les comento lo siguiente: Una vez quise tener una casa, ahora tengo dos y ninguna la adquirí con esfuerzo, normalmente me muevo en moto pero me pareció importante tener un auto para los días de invierno muy crudos o los días de lluvia y también lo tengo, ninguno con esfuerzo. El Universo se abre de par en par si le damos la bienvenida. Pero lo más importante es saberse un vehículo de lo Supremo, no por poseer algunas cosas, sino lo contrario, primero me abrí a lo Divino y mantenemos un diálogo permanente y cada vez soy más atrevido. El miedo a pedir se transforma certeza de tener, no antepongo mis dudas de cómo ni de que manera. Nuestra educación social nos ha formado en la idea de que debemos luchar para todo, y cuanto más esfuerzo, más valor. No es así. La lucha más grande, si es que podemos llamarla así, es con nosotros mismos, con nuestra pobreza mental, con nuestra cobardía adquirida a través de miles de generaciones. El valiente no es aquel que se enfrenta solo a un ejército, ese es un demente, el valiente es el que se atreve a verse a si mismo como lo que realmente es, sin miedos ni culpas. Si Yo Soy, entonces lo llevo a cabo y entrego a quien realmente sabe y hace y lo hago una y mil veces. Si sabemos que la pobreza y la enfermedad son nuestros estados en la vida, también lo son la salud y la abundancia, la elección está en decidir si lo hacemos nosotros o dejamos que quien sabe lo haga. La entrega es el deseo más desapegado que conozco. La Grandiosidad no tiene límites,La Divinidad se expande en nosotros, Lo Supremo se manifiesta. No importa como. Nuestro corazón abierto es la puerta al Amor más profundo. Amar lo Divino no es un requisito, es la llave. Con solo mirarse uno mismo percibimos lo Divino, porque eso Somos. Gracias a Todos Juntos con Amor Divino [email protected] Victor...

Tanto amor

By on Jul 8, 2011 in ley de permitir | 0 comments

Hola a Todos ¡Cuanta necesidad de Amor! Pues claro que si. Solo por Amor el Universo Da. Pero ¿nos estamos dando cuenta lo que significa esta última frase? Nunca nos falta Amor, no nos damos cuenta de esto y de ahí tanto ruido, es tanto que ni siquiera escuchamos esa voz profunda que nos lo dice. Pedimos Amor porque sin el no podemos vivir, esto está más claro que el agua clara, si no, no lo estaríamos pidiendo tanto. Pero he aquí donde marco una diferencia: No puedo Amar si no me Amo primero y con todas las letras. Amarse uno mismo significa mucho y muchas actitudes hacia uno mismo que normalmente no tenemos pero que definitivamente deberíamos tener. Ya conocemos que así como nos veamos, veremos el mundo. Si sano, me amo Si me libero, dejo de ser esclavo de mis deseos apegados entonces me amo. Cuando despliego mi luz al Universo entero, me reconozco y me amo. Cuando doy, me amo. Si no espero el resultado que me proponen los sentidos, me amo. Cuando mis deseos son desapegados, es decir sabiendo que lo que voy a recibir es 1000 veces mayor a lo que puedo imaginar, me amo. Cuando acepto mi basura y la amo, me amo. Me doy cuenta de ese Amor, cuando entrego mi porquería a lo Divino, entonces me amo. El acto de entrega a lo Supremo es un acto de profundo Amor. Yo no le entrego mi bondad a lo Divino, le entrego mi basura. Yo no le entrego mi sabiduría a lo Divino, le entrego mi ignorancia. Yo no le entrego lo que tengo a lo Divino, le entrego mi apego. La vida es expansión como lo es el Universo y esa expansión significa “no límites” nuestra mezquindad nos tiene a mal traer. Cuando seamos capaces de aceptar nuestras limitaciones y comencemos a dejarlas ir, la vida se transforma en placer puro. Dejar ir algo es aceptarlo primero, reconocerlo y luego darle su libertad y para liberarlo, sería muy útil amarlo. ¿No queda claro que para lograr lo que pretendemos, lo hacemos desde nosotros? Cuando estoy pidiendo, en esta creencia de no tener, me escucho a mí. No estoy escuchando al vecino. Cuando creo tener un problema, me lo digo primero a mí, aunque luego se lo comente a otro, primero me escuché yo. Estoy conmigo todo el tiempo. Esa sensación de soledad que deriva del estado de estar conmigo, es bendita, porque es la antesala de reconocer la Unicidad. Cuando logramos este estado, no es posible sentirse solo, entonces no buscamos, tenemos. Yo no le entrego mi soledad a lo Divino, le entrego mi creencia de estar separado. Cuando acepto mi Ser, me amo. Cuando acepto que puedo tener, me amo. Yo no le entrego mi escasez a lo Divino, le entrego mi falta de certeza. Cuando acepto lo Divino, Soy y cuando Soy, Soy Yo y cuando Soy Yo, puedo escribir lo que escribo. He aquí varios ejercicios que hago a diario y que los comparto con todos. Están escritos más arriba. ¡Si pudieran imaginar la hermosura de sentir fluir en uno mismo lo Supremo! Son estados que llevan a otro estado y luego a otro. Es una labor diaria que cada vez se hace con mayor placer, la obligación de hacerlo se transforma en servicio y el servicio es puro Amor. Digo lo que hago no para ser copiado, lo digo porque en cada uno de nosotros está siemprela Felicidad de hacerlo, no es privativo de nadie, es derecho de Todos. Gracias a Todos Juntos con Amor Divino [email protected]

Y más acerca de la aceptación

By on Jul 6, 2011 in ley de permitir | 5 comments

Hola de nuevo, El tema de la aceptación es, como habrán notado, algo grande para mi. Pero ¿Qué es la aceptación? La aceptación no es solo aceptación.  Como lo Dice Lester Levenson la aceptación es realmente AMOR. Y es de allí que nace el problema.  la necesidad de ser amado, de ser querido. Yo no se si las otras dos necesidades (control y seguridad) las pueda explicar con tanta profundidad como esta, pero comenzaré con esta puesto que es la que más conozco. En mi vida yo siempre busque amor, amor de mis padres, amor de mis compañeros, amor de mi familia…. Tengo una condición en donde percibo el animo de los demás cuando están cerca de mi y yo solía sentir que si están enojados cerca de mi es porque están enojados CONMIGO. No solo eso, si no que era constante el mensaje de “te quiero y te odio” que mi vida durante muchos años llevó ese ritmo. Muchas relaciones “amorosas” que fueron significativas para mi fueron con mujeres que no siempre “estaban seguras si me querían”… Que un día me decían “creo que eres el hombre de mi vida, el hombre con el que quiero hacer una vida juntos” y al día siguiente, sin razón alguna decidían terminar la relación conmigo. Hay que entender que desde que nací y tengo memoria lo único que he buscado es ese amor, el amor de mi pareja, esa pareja que me ame y que pueda yo entregarme a ella total y como soy, y ella haga lo mismo conmigo… Pero en la vida solo encontraba a gente que abusaba de mi, que me utilizaba, que me manipulaba, que me lastimaba y que me abandonaba. Claro esta para mí ahora que todo eso ha sido creación mía para satisfacer mi gran deseo de pasar por esa (perdón por la expresión) mierda una y otra vez. Quién sabe para que, pero aun con mi primera esposa fue ese el caso, una persona a la que me entregue en cuerpo alma y espíritu  y ella sólo termino utilizándome, lastimándome y abandonándome. Aunque aun no puedo decir que siento “amor” por ella (como debería de sentir por cualquier ser humano), puedo decir que estoy INFINITAMENTE AGRADECIDO de que me dejo ir… Ese daño tan grande que me causo me ayudo a comenzar ESTE CAMINO.  El camino de entender quién soy y qué es lo que hago.  El camino de valorarme y de quererme. Los que han estado conmigo desde el inicio saben que no ha sido nada fácil, pero poco a poco he entendido más y más acerca de mi y de lo que me hace funcionar para poder así irlo mejorando. Gran parte del problema (que yo he creado) y que algunos se identifican con el es que después de salir lastimado una y otra vez… eso mismo que queremos tener nos cuesta trabajo aceptar cuando lo tenemos. Ya un “te quiero” de una persona viene acompañado de tanta duda y tanto sarcasmo en el interior que cuesta trabajo el poder aceptarlo. Las dudas y los temores (recuerdan que escribí acerca de como el temor nos impide vivir?) no nos permiten valorar esas expresiones que estábamos buscando. Entramos a un estado semi-robotizado en donde escuchamos las palabras pero no dejamos que esos sentimientos nos lleguen, porque no vaya a ser que sea falso y nos vuelvan a lastimar…. Que terrible es vivir la vida de forma en que no puedes aceptar un cumplido o una expresión de afecto o amor sin dudar de su procedencia o de esperar el cuchillo por la espalda. Y que hacer entonces? Es allí donde entra el método Sedona de nuevo.  Dejar ir esos temores, dejar ir ese dolor, dejar ir esa necesidad de ser lastimado (claro que si es una necesidad, YO LA ESTOY CREANDO), dejar ir esa necesidad de querer ser rechazado, dejar ir y dejar ir y dejar ir…. y uno dice:  “Es mucho, no puedo con tanto” y busca otros cursos y otros métodos y otras formas  que hagan las cosas más rápido para luego regresar a lo que funciona y decir…”de haber hecho estos ejercicios desde aquel entonces HOY mi vida ya hubiera cambiado, yo sería otro”. Es por ello que no hay que dejar pasar el tiempo, ni tener miedo a que sea mucho, ni tener miedo a dejar ir a todo aquello que creemos que nos define (si yo creo que los que me quieren me abandonan entonces me defino como una persona de poco valor y fácilmente abandonable). Hay que tener valor, el valor de enfrentarnos a nosotros mismos, a decir “esta bien ca**on, ya estuvo bueno, ya deja de estarte teniéndote lastima y buscar la aceptación por medio de hacerte daño, ya es hora de que te levantes y seas lo que realmente eres, eres un ser divino que tiene el derecho a lo mejor de la vida y te tienes que querer. Deja de estar buscando y creando problemas y dedícate mejor a mejorar tu vida en todas las maneras en las que te puedas imaginar.” Y es entonces cuando empezamos con lo que Lester llama “el valor”, cuando actuamos con valor no hay depresión, cuando actuamos con valor las cosas salen de otra manera, y estamos un tanto más cerca a ser libres. Después de todo- aquello que nos limita nos tiene esclavizados… y solo dejando ir...

Google+